Hace meses están colocados carteles que advierten por un reductor de velocidad que nunca fue construido.

Varios vecinos del barrio San Pedro, junto a otros del barrio Parque Urbano, reclaman a la comuna capitalina la definitiva construcción de un reductor de velocidad, que pese a estar planificado hace meses, nunca fue construido, señalaron los moradores de la intersección de Coronel Bogado y Trinidad González.
Según señalaron los vecinos, los carteles que advierten la presencia de un reductor de velocidad en esa esquina "están desde fines del año pasado, pero el reductor nunca apareció", indicó un preocupado padre que envía a sus hijos a una escuela cercana.

"No podemos esperar que los conductores reduzcan su velocidad sólo por consejo de unos carteles que señalan lo que no está", dijo una vecina. La velocidad que alcanza el tránsito en el lugar es importante, y se agrava por el hecho de que la Coronel Bogado es de doble mano.

A una cuadra de allí, en la calle Güemes, existen reductores de velocidad, pero la esquina complicada es la de Trinidad González.

Muchos accidentes

Según relataron los vecinos, en esa esquina, suceden al menos tres accidentes por día, muchos de los cuales son graves.

El agua sobre el pavimento agrega mayor peligro, ya que todo es resbaloso y las motos derrapan sin poder frenar.

"Creo que Dios se sienta todas las tardes en esta esquina para cuidar a los chicos de la escuela, por eso todavía no pasó una desgracia", graficó un vecino sobre la peligrosidad de la intersección y su cercanía con una escuela primaria ubicada en el Parque Urbano.

Comentá la nota