"Hace falta tolerancia"

El diputado nacional confirmó que no apoyará el proyecto de reforma jubilatoria enviado por el Gobierno al Congreso "si no se le introducen una serie de modificaciones tendientes a impedir que el Estado meta la mano en la caja de los jubilados".
El ex gobernador Jorge Obeid confirmó ayer que no apoyará el proyecto de reforma jubilatoria enviado por el Gobierno al Congreso "si no se le introducen una serie de modificaciones tendientes a impedir que el Estado meta la mano en la caja de los jubilados para el pago de la deuda o gastos corrientes". En ese marco el legislador reclamó al kirchnerismo "mayor apertura al diálogo. Hace falta tolerancia, entender que quien discrepa no es un enemigo sino que busca aporta elementos distintos de buena fe, para lograr mejoras". Obeid fue más allá al reconocer su malestar por haberse "enterado por los diarios de una iniciativa tan trascendental para los argentinos. Lamentablemente no hay diálogo al interior de nuestro bloque y menos con la oposición". Luego admitió que la propia Presidenta le transmitió su preocupación por la situación fiscal ante los vencimientos de la deuda en los próximos dos años. También se refirió a los primeros 10 meses de gestión de Hermes Binner, cuestionó su "voracidad recaudatoria" y negó que el PJ esté complicando la gobernabilidad. "Lo que el peronismo hizo en Santa Fe fue sólo evitar un impuestazo y defender el bolsillo de los santafesinos", apuntó.

En diálogo con LT8 el diputado del Frente para la Victoria comentó que había analizado junto a otros legisladores santafesinos la propuesta del Ejecutivo nacional tendiente a eliminar el sistema de AFJP. "Estoy de acuerdo, porque siempre lo estuve con el regreso a un sistema solidario de reparto y terminar con lo que se implementó en la década del 90 cuando había otra mirada del país. Me parece bien que se avance hacia un nuevo sistema pero tengo ciertas dudas, ciertos reparos", advirtió.

Al respecto sostuvo que "independientemente de las intenciones del Gobierno, que supongo apuntan a la defensa de los jubilados, la gran duda que tenemos es dónde van a ir los dineros de los aportes que se hicieron en las AFJP durante 14 años y los nuevos aportes. Estas cuestiones no están claras en el proyecto oficial".

-¿De no ser modificado no lo votará afirmativamente?

-No voy a votar un proyecto que permita al Estado meter la mano en la caja de los jubilados para cosas que no tiene nada que ver con ellos. Hay que hacerle una serie de reformas importantes a la propuesta que garantice que el dinero de los trabajadores se respete y no se mal use. Tal cual esta ley planteada serían muy pocos los que la votarían. Hay que garantizar la intangibilidad de esos fondos, que el dinero de las cajas no sea usado para gastos corrientes o el pago de la deuda, salvo inversiones para mantener el valor real.

-¿Cree que hay en el kirchnerismo vocación de diálogo y consenso para aceptar sugerencias a la iniciativa original?

-Soy un hombre de diálogo. Este y el resto de los problemas del gobierno nacional, que son varios, no se pueden resolver si no es con diálogo. Un tema tan trascendental como este hubiera sido mejor charlarlo antes, incluso con los propios hombres del oficialismo. Yo me enteré por los diarios, no hubo contactos con la oposición. Hace falta mayor tolerancia, entender que quien discrepa no es un enemigo sino que busca aportar elementos distintos de buena fe, para lograr mejoras.

-Trascendió que cuando usted le pidió a la Presidenta mayor apertura, ella le respondió que tenía por delante vencimientos de la deuda y problemas de caja. ¿Fue así?

-Después de la caída de la Resolución 125 y de las retenciones móviles yo presenté un proyecto para segmentar las retenciones para pequeños y medianos productores agropecuarios. Cuando lo presenté tuve una larga conversación con la Presidenta y su preocupación era de dónde iban a salir los fondos para financiarlo. Le sugerí armar una ingeniería presupuestaria para reducir gastos en algunos sectores y ayudar al campo. Ahí me trasladó su preocupación por los pagos de la deuda. Si hay deuda hay que pagarla, pero me opongo a pagarla con el dinero que han ahorrado los jubilados.

Comentá la nota