"Hace falta un blindaje social"

El secretario general de la CTA, Hugo Yasky, dijo que "nuestro reclamo tiene que ver con los viejos problemas sin resolver, con el hecho de que la distribución de la riqueza sigue siendo postergada". El paro se hará sentir más en el sector público y educativo.
La Central de Trabajadores Argentinos (CTA) realizará hoy un paro nacional con movilizaciones para reclamar al Gobierno la implementación de un blindaje social. La protesta se sentirá especialmente en el sector público, incluidas las escuelas estatales, ya que los docentes de Ctera adhieren a la huelga en diez provincias. Además, desde las once de la mañana habrá cortes parciales en los accesos a la ciudad de Buenos Aires, y en el subte los trabajadores interrumpirán los servicios desde las 12 a las 14 horas. Las principales demandas son la universalización del salario por hijo –asignación que hoy sólo cobran los empleados en relación de dependencia– y la prohibición de los despidos por un período de seis meses.

La protesta es parte de un plan de lucha que ya tuvo una primera jornada el 22 de abril. "Nuestro reclamo tiene que ver con los viejos problemas sin resolver, con el hecho de que la distribución de la riqueza sigue siendo postergada", definió Hugo Yasky. Para el titular de la Central, "hay viejos problemas a los que se suman nuevos generados por la crisis internacional, que comienza a golpear a la Argentina, con pérdidas de puestos de trabajo; tenemos 50 mil casos registrados donde efectivamente se han perdido empleos. Frente a esta crisis, entonces, hace falta un blindaje social que garantice que la gente tenga plata en el bolsillo y pueda acceder al mercado interno. Creemos que la distribución de la riqueza no se puede quedar en los discursos y necesita medidas concretas que demuestren voluntad de cambiar las cosas".

En esa línea, otros reclamos son un aumento de emergencia para los jubilados y el llamado a paritarias libres; en la central sindical señalan que hace prácticamente un año que el salario mínimo, vital y móvil no es actualizado, manteniendo un monto que no cubre la canasta básica. El reconocimiento de la personería gremial para la CTA también forma parte del paquete de reclamos, como una vieja demanda de la organización.

La Asociación de Trabajadores del Estado (ATE) informó que durante la protesta "no habrá atención al público en la Anses, el Senasa, el PAMI ni en los ministerios", mientras que los hospitales sólo mantendrán guardias mínimas. En la Capital Federal anticiparon su adhesión al paro los afiliados a ATE, los docentes de la Unión de Trabajadores de la Educación, los de enseñanza media (Ademys) y los universitarios de la Conadu Histórica, así como los agentes de propaganda médica, los trabajadores del Banco Provincia, los supervisores telefónicos del Cptel y los trabajadores del Transporte Aéreo y Terrestre. En las provincias, cada jurisdicción cumplirá el paro con su propia modalidad, en la mayoría de los casos acompañado de marchas y cortes de calle.

Una de las novedades del día será la participación en la jornada de protesta de los trabajadores del subte, cuyo cuerpo de delegados recientemente se separó de la CGT para formar un gremio propio. Este nuevo sindicato del subte no se sumó todavía de manera formal a la CTA, y su adhesión al paro es un gesto de acercamiento. La Unión Tranviarios Automotor, el sindicato cegetista enfrentado al cuerpo de delegados, advirtió que no avala el paro y sostuvo que garantizará que el servicio "funcione normalmente", por lo que es probable que esta interna sindical se traduzca en el subte en algún episodio de tensión.

La consigna de la protesta convocada por la CTA es: "Para que la crisis no la paguen los trabajadores".

Comentá la nota