"No hace falta arrodillarse para gobernar"

En Villa Dolores, Mestre reivindicó a los intendentes que no se plegaron al kirchnerismo o al juecismo.
El radical Ramón Mestre pasó ayer por Villa Dolores y logró encolumnar detrás de su candidatura a senador nacional a la mayoría de los dirigentes de su partido, pese a que en esa ciudad el intendente Juan Pereyra y el negrista Jorge Celli apostaron por Eduardo Accastello (Frente para la Victoria) y por Luis Juez (Frente Cívico).

"Pereyra me da mucha pena porque fue al Congreso representando al departamento y él mismo votó para que yo sea candidato a senador, y por eso la actitud que toma ahora me da desazón y dolor", dijo Mestre en una conferencia de prensa que dio en Villa Dolores.

«No hace falta tener que arrodillarse al poder central, se puede gobernar con dignidad, porque cuando un intendente se arrodilla hace arrodillar al pueblo», sentenció Mestre al criticar a Pereyra. Luego cuestionaría la actitud de Celli, primer candidato a diputado nacional de la lista de Mario Negri para la interna, quien cumplió con el sueño del entrerriano de aliarse al juecismo.

Catorce actos

El candidato visitó varias localidades de los departamentos San Alberto y San Javier (hoy hará Pocho, Minas y Cruz del Eje), en una extenuante gira por el oeste cordobés en el que encabezó nada menos que 14 actos.

Los radicales aspiran a recuperar votos fugados hacia el juecismo en esa zona de la provincia. «Acá es Boca-River», graficó un conocedor de la política de Traslasierra, en referencia a que el duelo sigue siendo peronismo y radicalismo.

El recorrido lo hizo junto a intendentes, como Carlos Felpeto (Villa Carlos Paz), Daniel Salibi (Mendiolaza), Alberto Giménez (Mina Clavero, el baqueano), los legisladores María Soledad Calvo, Italo Gudiño y Dante Rossi, y el dirigente Carlos Becerra.

La delegación de radicales quedó muy conforme con la respuesta de la dirigencia y de la militancia lugareña, a un mes y medio de las elecciones del 28 de junio, para la cual la UCR aspira al segundo lugar.

"El radicalismo supera al hombre, y si superó a (Arturo) Illia y a (Hipólito) Yrigoyen, no me vengan a hablar de Pereyra y de Celli", afirmó trazando una comparación que, obviamente, excede a la segunda dupla de protagonistas.

Respecto de Celli se preguntó "qué diría su padre, don Felipe (un recordado dirigente que incluso fue candidato a vicegobernador) si viera que su hijo trabaja para un peronista".

Rivales peronistas

Mestre criticó a sus rivales peronistas, que compiten por distintas listas: Eduardo Mondino, Eduardo Accastello, Luis Juez y César Albrisi. "Los radicales reconocemos nuestros errores, pero ellos tienen que hacerse cargo de su pasado peronista, porque todos fueron o funcionarios de (Carlos) Menem o de (José Manuel) de la Sota", apuntó.

Comentá la nota