"Hace diez años que Catalina Krapp vive de Papá Estado"

El presidente de la Cámara de Turismo rechazó las acusaciones de la funcionaria.
Ella (por Catalina Krapp) sale a decir que `Papá-Estado se murió para nosotros´. Papá-Estado se murió para nosotros, pero ella hace 10 años que vive de Papá-Estado", contraatacó el presidente de la Cámara de Turismo, Jorge Carabús, luego del encuentro que el sector mantuvo con la secretaria de Turismo, Catalina Krapp.

Muy ofuscado, Carabús salió al cruce de las expresiones que la funcionaria tuvo en el encuentro que el martes se realizó en Alijilán. Reiteró que es necesario cambiar de interlocutor porque es evidente que Krapp no tiene sintonía con los empresarios.

"Nosotros no somos mochila de nadie. Nosotros fuimos a pedir un apoyo logístico. Jamás esta Cámara fue a pedir dinero a la Secretaría de Turismo. En los dos años que llevamos, siempre acercamos propuestas e ideas", aseguró Carabús. "Queremos trabajar, pero con esta señora no se puede y no le veo otro camino", sentenció en declaraciones a Radio Ancasti.

El titular de la Cámara de Turismo cuestionó a la funcionaria por poner un manto de sospecha sobre el discurso del Gobernador. Es que en la polémica reunión, Krapp dio a entender que el primer mandatario provincial no le prestó atención a los reclamos del sector privado.

"La secretaria nos dijo que lo que habíamos recibido del Gobernador no era verdad, que no tenía nada que ver con lo que él le había dicho a ella puertas adentro. Y también nos dijo que a partir de ahora no iba a haber más reuniones con el primer mandatario. Creo que, a esta altura, es el propio Gobernador quien tendría que aclarar este punto. La secretaria puso en el medio la figura del Gobernador de una manera muy astuta, como diciendo que tiene un doble discurso. Está complicando su imagen. Eso es muy grave", opinó y aseguró que sigue creyendo en la palabra que el primer mandatario provincial expresó en el encuentro que mantuvo con el sector.

Además, Carabús no compartió la estrategia comunicacional de la secretaria de Turismo, que trató el encuentro entre el sector público y privado como si fuera una reunión secreta. El empresario rechazó la expresión de "infiltrados" que usó el Gobierno respecto a la presencia de una periodista local.

Comentá la nota