El PJ hace cola para pegarle y Cobos volvió a decir que Jaque "miente"

"Cobos nos cambió el eje de campaña", se confesó uno de los operadores del peronismo mendocino que forma parte de la mesa chica que define la estrategia electoral oficialista.
Y de ahí la preocupación por sacar de escena al gobernador Celso Jaque y al mismo Vicepresidente para evitar que la pelea de acá al 28 de junio se focalice en ellos.

Ese intento se complementa con otra acción: pegarle directamente al senador nacional Ernesto Sanz, que, en busca de su reelección, encabeza la lista del cobista Frente Cívico Federal.

"Esta elección no es Julio Cobos contra Celso Jaque. Acá la pelea es entre Sanz y Bermejo", dijo ayer Patricia Fadel, jefa operativa de la campaña del PJ, como para aclarar cuál será el discurso oficial a partir de ahora.

Alejandro Cazabán, secretario general de la Gobernación y hombre fuerte del Ejecutivo, suscribió a su manera las declaraciones de la diputada nacional: "Cobos no es candidato. Pero sería bueno que muestre los tres hospitales que dice que hizo. ¿Dónde están? Nosotros tenemos el de Las Heras, todos pueden ir y tocarlo", disparó, y a la vez recordó las diferencias que tenían hasta no hace mucho el ex gobernador y su principal candidato (ver página 4).

En las últimas horas, los funcionarios justicialistas hicieron cola para pegarle al cobismo. A Fadel y Cazabán, se suman el ministro de Infraestructura, Francisco Pérez, que dijo que la gestión actual hizo más obras con menos plata, y el presidente de la Cámara de Diputados, Jorge Tanús, que distribuyó un informe con las asignaturas pendientes de la gestión anterior.

Mientras que el senador Luis Ruzo remarcó irregularidades en los créditos otorgados durante la administración de Sanz en San Rafael. Entre ellos apareció también Jaque. El que no dice nada es Bermejo, el candidato a senador del PJ, que se ajusta a la estrategia de mantenerse alejado del petardismo dialéctico y sólo recorrer los departamentos.

Los aludidos, a su vez, respondieron, desafiando a comparar gestiones y a debatir a los candidatos, incluso a Jaque.

En el medio ha quedado el Partido Demócrata, que se ilusiona con las encuestas que lo ubican tercero muy cerca de los otros dos contendientes e incluso segundo, por encima del PJ. Pero a la vez teme que tanta pelea directa entre el Frente Cívico y el PJ termine por polarizar la votación, por lo que se ha visto obligado a salir a mostrarse (ver página 4).

Así, la campaña avanza y poco se ha discutido sobre las propuestas de cada uno de los postulantes.

Desde que hizo su aparición en el escenario electoral hace nueve días, Cobos empezó a desparramar, una tras otra, críticas sobre Jaque: desde que no se muestra con sus candidatos hasta que ha hecho muy pocas obras en comparación con las que hizo él cuando fue gobernador.

Hasta incursionó en la ironía y, en una entrevista que concedió a Los Andes hace una semana, no quiso ponerle una nota a su sucesor: "Soy muy exigente, que lo haga la gente", se justificó.

El termómetro casi explotó el viernes último, cuando prácticamente suscribió al slogan usado en la marcha de los estatales: "(Jaque) mintió en época de campaña, lo reconoció, y me parece que en estas cosas no dice la verdad", respondió sobre la paralización de la red eléctrica Comahue-Cuyo durante su gestión.

Ayer, durante un acto de presentación de candidatos en Godoy Cruz, el Vice volvió a insistir, palabras más palabras menos, en las mentiras del PJ tanto en la campaña de 2007 como ahora al resaltar la figura de César Biffi, que fue su candidato a gobernador en 2007, porque prefirió en esa oportunidad "no mentirles" a los mendocinos (ver aparte).

La estrategia diseñada en el entorno de Cobos fue "hacer salir de la cueva" a Jaque y obligarlo a responder. Preocupados porque las encuestas no les daban a sus candidatos más que una diferencia de tres puntos sobre los del peronismo y basados en la baja imagen positiva del Gobernador, lo provocaron para que él se transformara en la cara de la campaña y no sus postulantes, Bermejo y Omar Félix.

Al mismo tiempo que Cobos ejecutaba su plan, Jaque tenía otro: salir a dar la cara porque no quiere perder sin dar pelea. Y de ahí que respondió las críticas e incluso pasó a la ofensiva cuando se ufanó de inaugurar una obra (Comahue-Cuyo) que, según dijo, su antecesor había paralizado.

Pero la exposición excesiva del Gobernador activó las alarmas en el PJ, cuyas cabezas quieren que se dedique exclusivamente a recorrer la provincia anunciando e inaugurando obras, sin poner el cuerpo en la campaña formalmente.

"Funciona muy bien el esquema electoral con el del Gobierno. Los funcionarios debemos defender la gestión y los candidatos hacer propuestas, que es lo que se tiene que discutir en la campaña, mientras el Gobernador continúa adelante con su trabajo", explicó así Cazabán el objetivo que se han impuesto para no seguir el juego cobista. Y, fiel a su estilo, tiró una chicana: "La gestión de Cobos ya fue evaluada en octubre de 2007 y la gente decidió".

Fadel sumó tensión: "No hay que confundir al electorado, ahora no se elige candidato a gobernador, menos a vicepresidente. Cuando más se mete gente que no es candidato, más se confunde". Y ante la pregunta obligada, acepta que ella no es candidata tampoco pero aclara que "no es lo mismo la responsabilidad" de Cobos por su cargo.

Sanz asume que las críticas en su contra "son una estrategia" del oficialismo (ver aparte) destinada a "desviar" el eje de la campaña . "Lo que veo es que Cobos le dijo a Jaque que miente, pero hasta ahora nadie salió a defenderlo".

De uno y otro lado afirman que los rivales están nerviosos. Los cobistas dicen que la irrupción del Vice en escena los ha favorecido, más allá de que algunos candidatos recelen de su protagonismo, porque ha desencajado al PJ. Mientras que éstos dicen que las encuestas muestran un crecimiento constante que los ha llevado a un empate técnico. En cuatro semanas, los mendocinos dirán si alguno de ellos tiene razón.

Comentá la nota