Hace dos años que no nace ningún bebé con sida en Mar del Plata

El dato fue difundido por la Fundación "Un lugar" y confirmado tanto por la Municipalidad como por el Hospital Materno Infantil. Insisten en la importancia del diagnóstico temprano y la prevención.
Hace dos años que en Mar del Plata no nace ningún niño con diagnóstico de VIH-Sida, a pesar de que más de cuarenta madres portadoras del virus dieron a luz en ese mismo lapso.

El dato fue difundido por la Fundación "Un lugar" -ver aparte- y corroborado a LA CAPITAL tanto por el secretario de Salud de la comuna, doctor Alejandro Ferro, como por el equipo especializado en VIH-Sida del Hospital Interzonal Especializado Materno Infantil -Hiemi-.

"Podemos decir que prácticamente se ha erradicado la transmisión vertical de esta enfermedad" afirmó a LA CAPITAL Ferro, quien recordó que "sin la prevención adecuada" se parte de un porcentaje del 26% de posibilidad de transmisión de madre a hijo.

También el licenciado Darío Petrillo, del equipo de VIH-Sida del Hiemi, festejó en diálogo con este medio la casi nula transmisión vertical del virus y la atribuyó a la "articulación del trabajo que se viene realizando desde hace años entre el Municipio y el hospital, así como por las políticas del Estado provincial que garantiza el tratamiento de las madres y de sus hijos".

Articulación de esfuerzos

Tanto Ferro como Petrillo recordaron que ante cada aparición de un caso de una mujer embarazada seropositiva se pone en marcha una importante rueda institucional que la acompañará durante todo el embarazo y hasta el primer año de vida de su hijo.

Petrillo relató que generalmente los casos son detectados en los centros primarios de salud municipales a través del primer análisis de rutina que se le realiza a una mujer embarazada.

Un dato a tener en cuenta es que la mayor parte de las mujeres que quedan embarazadas siendo portadoras del virus no conocen su condición. "Para ellas es un doble impacto -relató el especialista-: en un mismo momento se están enterando que van a tener un hijo y que padecen una enfermedad crónica. Por eso es tan importante el trabajo de contención que se les realiza, no sólo desde el punto de vista médico".

Una vez realizado el diagnóstico la mujer embarazada será tratada en forma conjunta por el equipo de VIH-Sida del Centro de Salud número 1 y sus pares del Hiemi, lo que le garantizará la provisión de los medicamentos anti-retrovirales que le correspondan, así como el seguimiento del caso por parte de obstetras, psicólogos y trabajadores sociales.

Es este trabajo conjunto el que permitirá que la futura madre no sólo no transmita el virus a su hijo sino que deje de ser un foco de contagio hacia terceras personas. "Esto es algo que no todos lo saben -enfatizó Ferro-: una persona que toma correctamente su anti-retroviral deja de contagiar a los demás".

En cuanto al bebé, Petrillo aclaró que será tratado por el Hiemi hasta que cumpla el año. "En ese tiempo se le proveerá todo lo que necesite para su adecuado desarrollo, lo que incluye desde la medicación que tomará durante seis meses hasta la leche maternizada", enfatizó.

Una lección de vida

Tanto para Ferro como Petrillo destacaron que el VIH-Sida no solo plantea desafíos médicos sino también sociales.

"Lamentablemente esta sigue siendo una enfermedad estigmatizante" dijo Petrillo en tanto que Ferro consideró que "Se sigue considerando al VIH-Sida como una enfermedad moral cuando es una enfermedad viral".

Ambos destacaron que en la actualidad, si la infección es detectada a tiempo, ya no tiene un diagnóstico luctuoso. "Hoy es una enfermedad perfectamente tratable y controlable -enfatizó Ferro-. Más, incluso, que otras enfermedades crónicas. "La sobrevida de un paciente con VIH-Sida es prácticamente igual a la de una persona que no la tiene".

Fue en este marco que Ferro consideró que "debe aprovecharse esta buena noticia que es que no haya nacido ningún bebé con diagnóstico de sida en Mar del Plata para hacer hincapié en la importancia de la prevención y del diagnóstico temprano".

"Todas las personas sexualmente activas deben realizarse periódicamente un test de VIH-SIDA" reflexionó el funcionario quien explicó que "hay estudios internacionales que demuestran que durante su período silente el VIH puede afectar el funcionamiento de órganos vitales como el corazón, el cerebro, el hígado o los riñones, por eso es tan importante el diagnóstico temprano y el tratamiento precoz".

Tras aclarar que "afortunadamente hoy los casos de diagnósticos con el sida ya avanzado son casi una anécdota" Ferro rindió un homenaje a "todas las personas fallecidas por esta enfermedad. Si hoy las cosas están como están es porque lamentablemente se ha recorrido un largo camino en el que han fallecido muchos pacientes. Es gracias a ellos y a las experiencias que nos dejaron que hoy los médicos tratamos esta enfermedad casi con simpleza", concluyó.

Otros niños

Si bien en los últimos 24 meses ningún niño nació con VIH- Sida en Mar de Plata, el licenciado Darío Petrillo recordó que en la ciudad viven 75 niños mayores de 2 años que sí son portadores del virus por lo que, hasta sus 15 años, deberán atenderse en el Hiemi.

"Nuestro desafío con ellos no es solamente garantizarles el tratamiento sino también su calidad de vida, lo que implica que tengan una buena alimentación, que se desarrollen en un hábitat adecuado y en el seno de una familia consciente de sus necesidades", reflexionó Petrillo.

En este sentido el especialista hizo hincapié en que "tanto respecto de ellos como de los adultos que portan el virus es importante que comprendan que es una enfermedad crónica y tratable, que ya no debe asociarse a la muerte".

Celebración y pedido de

la Fundación "Un lugar"

Fue la "Fundación Un lugar" la encargada de difundir el dato de que en Mar del Plata hace dos años que no nace ningún bebé con diagnóstico de sida.

"Hoy podemos celebrar" enfatizó la institución, que consideró que este logro se alcanzó "con el granito de arena de cada uno: los equipos de salud del Hiemi, los centros de salud municipales y la fundación Un lugar, aportando promotores los días de atención ginecológica en cada centro".

Estos conceptos fueron vertidos en un documento elaborado por la Fundación con motivo de la recordación del Día Internacional de la Lucha Contra el SIDA. La entidad aprovechó la oportunidad para recordar el slogan "Paren el SIDA: cumplan las promesas" con que se celebró esta nueva fecha.

"Este slogan -reflexionó la entidad- está dirigido a los gobiernos y a los tomadores de decisiones, pidiendo acceso universal a los tratamientos, el medicamento como bien social y facilitación para el testeo voluntario.

"Pero también está dirigido a la comunidad -añadió-, a la responsabilidad de cada uno. La mayoría de los infectados por el virus no lo sabe y es responsabilidad de cada uno hacerse el test y parar de trasmitirlo. Sólo la solidaridad, la generosidad y la aceptación del otro es lo que permitirá detener la epidemia", concluyeron.

Comentá la nota