Habría ley de subrogancias, hasta que el CAM sea integrado

Desde el oficialismo afirman que la integración del órgano de selección de jueces y el posterior proceso de concursos de antecedentes y oposición demandarían no menos de seis meses.

El proyecto para la creación del nuevo Consejo Asesor de la Magistratura (CAM) terminará de ser delineado hoy, a las 11.00, cuando se reúna la comisión de Asuntos Constitucionales de la Legislatura para emitir un dictamen sobre la iniciativa, que sería tratada en una sesión convocada para este jueves.

Pese a que está más que encaminada la integración de ese órgano, que se encargará de seleccionar los postulantes a jueces inferiores en la Provincia, en el Parlamento advierten que ello no implica una solución a corto plazo a la crisis que atraviesa la Justicia, con 34 cargos que están vacantes desde hace meses y que aún no pudieron ser cubiertos, justamente, debido a la falta de un mecanismo legal.

Como salida, el oficialismo promueve la sanción, en forma complementaria, de una ley de subrogancias, que permita avanzar con la cobertura transitoria de los juzgados vacantes, hasta tanto el CAM esté en condiciones de elegir a quienes ocuparán definitivamente esos despachos.

Los argumentos del oficialismo

"Pasará un año hasta que se puedan cubrir las vacantes, debido a la demora que llevará, primero la integración del CAM, y luego la realización de concursos de antecedentes y oposición entre quienes se inscriban como postulantes a jueces", aseguró a EL SIGLO el vicegobernador interino, Sergio Mansilla.

El parlamentario peronista precisó que "llevará un plazo mínimo de 60 días elegir los representantes de los abogados y jueces en el CAM, luego vendrá la apertura del llamado a inscripción de postulantes a cubrir los cargos vacantes en la Justicia, después los exámenes de antecedentes y oposición entre los candidatos y después el período de impugnaciones. Todos estos pasos, que son previos a la elección de una terna en el CAM para que el ejecutivo elija a uno de los postulantes para que, por último, la Legislatura preste su acuerdo como paso previo a su asunción, demandarán un tiempo considerable", agregó.

Mansilla sostuvo que desde el oficialismo "ya se había advertido sobre esas demoras, por lo que propiciaba un sistema que evite los concursos, no por un capricho, sino por una cuestión de urgencia, con 34 cargos en la Justicia que no se pueden cubrir".

No obstante, el vicegobernador interino resaltó que "lo importante es que en Tucumán vamos a tener una herramienta legal, surgida del consenso, para solucionar el problema de la Justicia. Nunca antes estuvimos tan cerca como en estos momentos de alcanzar un acuerdo definitivo con todos los sectores para que haya un CAM equilibrado en su conformación, con representantes de los abogados, de los jueces e incluso de la oposición", subrayó.

El titular de la Comisión de Asuntos Constitucionales, Antonio Raed, coincidió en que habrá que esperar varios meses hasta que el CAM esté en condiciones de seleccionar los postulantes a cubrir los juzgados vacantes.

El legislador oficialista explicó que "todos estos procesos previos a la selección de magistrados, cuyos plazos terminarán de ser definidos cuando el CAM dicte su propio reglamento interno, llevarán un tiempo considerable".

Por este motivo, Raed adelantó que "muy probablemente, como soporte, saldrá próximamente una ley de subrogancias, que permita ir cubriendo algunas vacantes de manera provisoria. Habrá que analizarlo, porque, de lo contrario, se demoraría por lo menos seis meses, siempre y cuando no haya impugnaciones a los nombres propuestos para la Justicia, hasta que el CAM esté en condiciones de seleccionar los candidatos a jueces".

Dos abogados

El proyecto de ley que terminará de cobrar forma este mediodía prevé la creación de un CAM con seis integrantes: dos de la Justicia (un vocal de la Corte y un camarista), tres miembros de la Legislatura (dos del oficialismo y uno de la minoría) y un representante de los abogados

Respecto a este último punto, fuentes legislativas confirmaron a este diario que en realidad se incorporarán al órgano dos letrados, uno por el Colegio de la Capital y otro por el del Sur, aunque tendrán una participación limitada.

Esto debido a solamente actuarán ambos cuando se trate de cuestiones internas del CAM, como el diseño de su reglamento y la firma de resoluciones administrativas, por ejemplo. En cambio, durante el proceso la selección de los candidatos a jueces y en la votación, solamente se incorporará a aquel en cuya jurisdicción se haya producido la vacante a cubrir.

Quinteto de candidatos

Otro punto que fue definido durante el fin de semana es que, en lugar de una terna, el CAM elevará al Ejecutivo un quinteto de postulantes a jueces preseleccionados, a los fines de que éste elija a uno de los nombres de esa nómina para cubrir un espacio en la Justicia. Esta decisión del oficialismo es cuestionada por el Colegio de Abogado y por algunos constitucionalistas (ver nota aparte), quienes entienden que el Ejecutivo tendrá mayor discrecionalidad al tener que elegir entre cinco candidatos, en lugar de tres.

"Hay un exceso de discrecionalidad del PE con la decisión de una terna de cinco en lugar de tres, porque se podría alterar el orden de mérito dispuesto por el CAM (el Gobierno podrá elegir a cualquiera de los cinco nombres propuestos, incluso, al que haya obtenido un puntaje más bajo en el examen), lo cual puede traer aparejados algunos inconvenientes legales", advirtió ayer a este diario el titular de la entidad colegiada, Eudoro Aráoz.

Puntajes

Entre el sábado y ayer también se resolvió modificar el proyecto del CAM respecto a los requisitos que deberán cumplir los postulantes a jueces. En este sentido, se acordó que solamente podrán pasar a la entrevista final con los miembros del órgano aquellos candidatos que logren al menos 60 puntos, entre los que sean otorgados por sus antecedentes y los que obtengan durante el examen escrito de oposición.

Inicialmente, el oficialismo proponía que a cada aspirante se le podrían asignar hasta 55 puntos por el examen; hasta 35 puntos por los antecedentes (académicos y profesionales), y hasta 10 puntos, por la entrevista personal, pero sin fijar un puntaje mínimo como requisito para llegar a esa última instancia.

Con ello, si un aspirante a juez hubiera logrado sólo 15 puntos (sobre 55 posibles) en el examen (el equivalente a una nota de 3 sobre 10 en el secundario), con los 35 puntos de antecedentes y los 10 de la entrevista hubiera estado en condiciones de acceder a un juzgado.

Respecto a este punto, Aráoz sostuvo que "el tema de los puntajes debe ser analizado muy cuidadosamente en el proyecto, porque de lo contrario el proceso correría el riesgo de judicializarse".

Judicialización

Además, el representante de los abogados se mostró disconforme con la decisión del oficialismo de excluir al sector académico del CAM y que los exámenes a los aspirantes sean tomados por asesores contratados a tales efectos. "No se puede evaluar la capacidad de un postulante a juez laboral si el examen correspondiente no está tomado por un especialista de ese fuero. Con esto hay que tener mucho cuidado, porque puede judicializarse el concurso y habrá mayores demoras para cubrir los cargos vacantes en la Justicia", sostuvo Aráoz.

Respecto a la idea del oficialismo de promover una ley de subrogancias que permita cubrir provisoriamente los juzgados vacantes, Aráoz advirtió que si dicha norma "le otorga discrecionalidad al PE, no tendrá ninguna efectividad. Sería mejor modificar Ley Orgánica de Tribunales, para que el Poder Judicial elija provisoriamente los reemplazantes de esos juzgados, hasta la designación definitiva de sus titulares", explicó.

Piden que la oposición elija al representante de la minoría legislativa

Si bien comparten la decisión del oficialismo de garantizarle un lugar en el nuevo CAM a la minoría legislativa, desde la oposición entienden que en la elección de ese representante no deberían participar los integrantes del bloque Tucumán Crece y sus aliados, algo que no está contemplado en el proyecto.

"El legislador por la minoría debe ser electo por la oposición, porque de lo contrario el oficialismo elegiría al más permeable de los opositores y con ello se echaría por la borda todo lo bueno que se hizo hasta acá con el proyecto del CAM", opinó el republicano Ricardo Bussi.

El opositor confirmó a EL SIGLO que decidió autoexcluirse como posible candidato a integrar el CAM. "Creo que el hombre de la oposición en el órgano de selección de jueces tiene que ser Esteban Jerez, porque es el más idóneo y capaz, porque se formó en la magistratura", subrayó.

Finalmente opinó que "si el oficialismo impone que vaya al CAM Carlos Canevaro o José Luis Bussi (su hermano, con quien hoy está distanciado políticamente), sería una burla, porque aparecen como oposición pero votan siempre con el oficialismo".

Por su parte, Jeréz (Ciudadanos contra la Corrupción) coincidió en que "solamente la oposición debería votar para elegir al representante de la minoría legislativa en el CAM, en lugar de hacerlo con el voto de la mayoría simple de los parlamentarios. De lo contrario, el oficialismo terminaría eligiendo a un aliado disfrazado de opositor. Hay bloques que no integran la bancada oficialista Tucumán Crece pero que siempre votan en conformidad con lo que pide la Casa de Gobierno y nadie duda que son oficialistas", sentenció el ex fiscal anticorrupción.

Constitucionalistas ponen reparos respecto al modelo en estudio

Los abogados constitucionalistas y docentes universitarios Carmen Fontán de Iriarte y Rodolfo Burgos criticaron el proyecto de creación del CAM que promueve el oficialismo parlamentario, asegurando le otorga discrecionalidad al Ejecutivo en el proceso de selección de jueces.

En diálogo con EL SIGLO, Fontán de Iriarte advirtió que "el órgano que el oficialismo pretende conformar no respeta los parámetros fijados en la sentencia de la Corte, que disponía que el CAM debía ser un órgano autónomo, con una conformación que asegurara la mayor transparencia y objetividad para la selección de los postulantes y una metodología de integración que lo hiciera lo más apartado posible de los órganos políticos. Según la letrada, "esto no se cumple porque el 50 por ciento de los miembros serán legisladores (tres de seis), con una preponderancia política, porque no hay sistema transparente de selección y porque al haber un quinteto de postulantes, en lugar de una terna, se amplía el margen de discrecionalidad del PE en el proceso de selección, porque lo habilita incluso a modificar el orden de mérito dispuesto por el CAM. En un sistema republicano eso no puede ser porque afecta el principio de razonabilidad y debido proceso", agregó

Por su parte, Burgos consideró que "el proyecto oficialista no es más que un maquillaje para seguir imponiéndose en el criterio de nombrar los jueces, lo cual no significa elegir los mejores, sino los más amigos, porque el PE tendrá absoluta discrecionalidad durante el proceso de selección".

En este sentido, Burgos advirtió que "habrá una mayoría política en la integración del nuevo CAM, por lo que será un órgano totalmente dócil a los intereses del gobernador José Alperovich, quien ya maneja la Legislatura y ahora quiere manejar la justicia. Si el Ejecutivo quisiera los mejores jueces, pediría ternas de tres postulantes y no de cinco", añadió.

El catedrático recordó, además, que "estos 34 cargos vacantes en la Justicia fueron generados por el propio Gobierno, tentando a los magistrados para que se jubilen con el 82 por ciento móvil en una maniobra absolutamente deliberada. Esta cuestión desnuda una falta de sinceridad del PE, que ahora parece apurado por resolver los problemas generados a la Justicia por las vacantes, cuando podría haber avanzado con esta medida dos años atrás con la sanción de una ley para crear el CAM", disparó.

Comentá la nota