Habría renunciado Gorosito

Volvió a perder sin dejar casi nada y quedó condenado al último puesto, salvo que Central pierda los dos partidos que le faltan y que River le gane a Estudiantes.
La enfermedad futbolística que padece River es tan grave que ya ni los signos vitales le funcionan. Todos los jugadores están contagiados. Salvo por reacciones esporádicas como la jugada del empate, nadie sabe cómo marcar, cómo pasar la pelota y ni siquiera cómo ubicarse en la cancha. Por eso, el anunciado y trágico final está cada vez más cerca. Su vida y su honor ya dependen de terceros en este torneo, porque sólo si Central pierde los dos partidos y River le gana a Estudiantes en La Plata podrá zafar que quedar en la última posición del Apertura. Tal vez para lo único que sirva este fatal diagnóstico sea para que Gorosito asuma que se tendrá que hacer cargo de un paciente terminal y que tendrá que someterlo a una cirugía mayor.

Más allá de los números fríos del resultado, anoche quedó en evidencia la gravedad de la situación futbolística. Rodríguez intentó parar un 4-4-2, pero en la práctica no hubo ningún dibujo. O sí. Los que parecían dibujados eran los jugadores de River. Los delanteros se dejaban anticipar, los volantes externos les regalaban las espaldas a Encina y Figueroa, y los defensores por momentos parecían delanteros de los rivales. Una vez más, el equipo pidió a gritos un líder, un conductor, una referencia o al menos alguien que transmita mentalidad ganadora. Porque la pelota les quemaba a todos y el bochazo para la dupla Falcao-Salcedo fue el único recurso ofensivo. Y si la noche no terminó en casi goleada fue porque Figueroa estuvo imparable hasta el área pero definió mal en todas y porque Caruso sólo acertó en el final.

En varios momentos bailado por Figueroa, Encima, Olmedo y compañía, River apenas atinó a levantar la cabeza después del gol de Abelairas, más encontrado que buscado. Pero cuando debió dar el paso al frente para salir de terapia, resurgieron todos los males crónicos de este equipo que se pasó el segundo semestre del año regalando puntos y honor. Ni los cambios posicionales (en el ST atacó con tres puntas) y de nombres que metió Rodríguez dieron resultado, básicamente porque ningún jugador del plantel se salvó de esta epidemia.

Simeone no pudo salvarlo, el actual DT interino ya se muestra resignado. Ahora le toca a Gorosito, que arrancará de cero en enero. Aunque, quizá, viendo el partido por televisión, Pipo se haya replanteado la decisión de dirigir a River.

Comentá la nota