Habría quebrado la constructora Camajo

Los habitantes deberán seguir esperando la finalización de la obra de 23 viviendas, cuya construcción fue abandonada en diciembre. Días atrás, el titular de la firma había asegurado que no se irían de la localidad.
Efectivos policiales de Bernasconi custodian las 23 viviendas que fueron abandonadas por la empresa Camajo en el mes de diciembre pasado, ya que la firma habría presentado la quiebra el miércoles. La novedad, que estaría prácticamente confirmada, fue anunciada por el intendente, Jorge Riera.

"Las unidades tendrían que haber estado terminadas hace siete meses. No es mucho lo que falta hacer. Existe la propuesta de terminarlas desde la municipalidad", anticipó.

En ese sentido, agregó que en las próximas horas se comunicará con el presidente del Instituto Provincial Autárquico de la Vivienda (IPAV), Julio Rojo, para ver qué resolvieron. Otra posibilidad es hacer una nueva licitación pública, aunque el proceso podría demorarse entre cuatro y cinco meses.

El jefe comunal destacó que hay casas que están en un 80 por ciento terminadas. Sin embargo, sus implementos están desapareciendo porque, al no tener cerradura, los delincuentes ingresan y se llevan lo que pueden.

Deudas.

Con relación a las deudas que habría dejado la firma en Bernasconi y que fueran denunciadas públicamente días atrás a través de LA ARENA, Riera retomó los dichos del titular del IPAV. "El Instituto no le debe nada a Camajo. Por ello, los empleados a los cuales la empresa les adeuda los haberes tendrán que iniciarle una demanda. Se deberá trabar embargo sobre los bienes que tenga, porque el IPAV no se haría cargo de la deuda que haya generado Camajo", fueron las palabras de Julio Rojo.

Cambio de planes.

El pasado 24 de abril, LA ARENA publicó una nota donde Mario Giagante, el responsable técnico de la obra de 23 viviendas afirmaba: "No nos vamos a ir de Bernasconi". En diálogo con este medio, había sostenido que las casas presentaban un 93 por ciento de avance y pretendían concluirlas sin inconvenientes. Dijo, además, que entendía la molestia de los obreros, pero advertía que la única forma de pagarles era terminando los trabajos. "Nos falta disponibilidad económica para hacernos cargo de la gente", agregó en esa ocasión.

Las palabras del titular de la firma neuquina fueron pronunciadas después de que los obreros denunciaran que la obra había sido abandonada en noviembre, dejando un tendal de deudas que oscilarían los 150 mil pesos en total.

A pesar de haber afirmado que no se irían de la localidad, lo cierto es que ahora Camajo habría presentado la quiebra, generando grandes perjuicios en la construcción de las casas y en los obreros que trabajaron en ellas. A eso se suma un informe del Banco Central que da cuenta de las abultadas deudas que posee la empresa.

Cheques por casi $400.000

Un informe del Banco Central de la República Argentina indica que la constructora Camajo S.R.L. tendría rechazados 68 cheques por un total de 397.511,97 pesos. La deuda sería con dos bancos. A uno le debería 239.219,16 pesos por el rechazo de 42 documentos y a otro 158.292,81 pesos por los restantes 26. Desde que abandonaron los trabajos en Bernasconi, le rebotaron 23 cheques en diciembre por 100.000 pesos y otros 16 en los primeros 60 días del año por 133.000 pesos.

La empresa fue creada en 2001 por los hermanos Jorge Antonio y Juan Manuel Lastre, quienes son los socios-gerente. En ese momento ambos declararon ser solteros, comerciantes y estar domiciliados en Santa Cruz 1355, de la ciudad rionegrina de General Roca. El objeto de la sociedad es la "construcción, reconstrucción y restauración de redes de gas, sean públicas o privadas, tales como comerciales, habitacionales e industriales. El domicilio legal fue fijado en Luis Beltrán 1588, departamento 1, de la ciudad de Neuquén.

Comentá la nota