Habría muerto el líder del Talibán

Las fuerzas norteamericanas habrían matado al jefe de los talibán paquistaníes, Baïtullah Mehsud. "Hay razones para pensar que Mehsud está muerto, pero eso no puede ser totalmente confirmado en este momento", indicó una fuente norteamericana.
En el vecino Afganistán al menos 17 personas –entre ellas cinco soldados estadounidenses y cinco asistentes a una boda– murieron ayer en ataques en Afganistán, donde se hallaba el secretario general de la OTAN, quien visitó el sur del país para analizar cómo acabar con la insurgencia talibán.

El ataque más espectacular en suelo afgano fue una bomba que explotó en un remolque tirado por un tractor de granja en el que viajaban los asistentes a una boda en la sureña provincia de Helmand. Algunos responsables señalaron en un primer momento que la explosión mató a 21 personas, incluidos niños y mujeres, e hirió a otras cinco. Posteriormente, sin embargo, el jefe de la policía provincial, Asadulá Shairzad, redujo el balance de víctimas mortales a cinco, afirmando que las informaciones previas eran incorrectas. "Ahora tenemos información más precisa y reciente que señala que cinco civiles murieron y otros cinco resultaron heridos", explicó.

El portavoz del gobierno provincial, Daud Ahmadi, señaló que los muertos eran dos mujeres, dos niños y un hombre. Helmand es uno de los principales bastiones de los talibán. Estos, por su parte, se negaron a responsabilizarse del atentado contra los asistentes a la boda y acusaron a las fuerzas estadounidenses de matar a civiles para "calumniar" a los insurgentes.

Otra bomba explotó también en Helmand y mató a cinco policías afganos e hirió a otros tres, según declaró el Ministerio del Interior.

En cuanto a los soldados estadounidenses, cuatro murieron ayer y uno el miércoles, en las explosiones de bombas al paso de sus vehículos colocadas en carreteras del oeste del país, señaló en comunicados separados la Fuerza Internacional de Asistencia para la Seguridad (ISAF) de la Alianza Atlántica (OTAN).

En otro ataque, ayer los talibán tendieron una emboscada en el Este del país a un convoy de camiones cisterna que transportaban carburante para las fuerzas internacionales; en esa acción mataron a dos conductores e hirieron a un tercero, informó el Ministerio del Interior.

Mientras, el nuevo secretario general de la OTAN, Anders Fogh Rasmussen, continuó su visita a Afganistán, el primer viaje oficial desde que se hizo cargo de su nuevo puesto el lunes, porque ese país es una prioridad para la Alianza Atlántica. Rasmussen visitó Helmand, donde habló con responsables militares sobre la acción internacional para acabar con la violencia.

Comentá la nota