Habría miles de muertos en Sumatra

La cifra oficial y provisoria se elevó a 1100, pero los rescatistas continúan la búsqueda de víctimas atrapadas bajo los escombros
PADANG, Indonesia.- Dos días después del terremoto de 7,6 en la escala de Richter que devastó esta ciudad en la isla indonesia de Sumatra y dejó 1100 muertos según un balance oficial provisorio, los socorristas continuaban ayer la búsqueda de sobrevivientes, mientras el gobierno estimaba que serían miles las víctimas mortales causadas por el sismo.

Por la mañana, justo cuando se reabría el aeropuerto y los equipos de rescatistas se ponían a trabajar, la ciudad de Padang, una urbe costera de 900.000 habitantes y capital de Sumatra Occidental, fue afectada por otro sismo, de 6,8 de intensidad, que provocó más daños en los edificios. Se calcula que miles de personas se encuentran aún bajo los escombros.

El epicentro de este segundo sismo fue unos 150 kilómetros al sur de Padang, donde el terremoto de anteayer derribó unos 500 edificios y provocó incendios. El sismo golpeó a la isla de Sumatra pocas horas después de que un tsunami arrasara el archipiélago de Samoa y causara la muerte de 150 personas, en una serie de catástrofes naturales que causaron devastación en el sudeste de Asia y a las que se agrega el tifón Ketsana, que dejó por lo menos 380 víctimas fatales en Filipinas, Vietnam y Camboya.

"Las últimas cifras indican que el balance de muertos [por el sismo en Indonesia] subió a 1100", declaró el secretario general adjunto de la ONU para asuntos humanitarios, John Holmes, en Nueva York. El balance anterior era de 770 muertos.

Pero en Indonesia pocos dudaban de que el número de muertos aumentará a medida que continúe la búsqueda bajo los escombros de las casas y los edificios derrumbados. "Pensamos que miles [de personas] murieron", dijo el jefe de la célula de crisis del Ministerio de Salud, Rustam Pakaya.

"Este es un desastre a gran escala", afirmó, por su parte, el ministro de Salud indonesio, Siti Fadilah Supari.

Casi todos los edificios de más de tres pisos en Padang sufrieron daños por el primer terremoto, cuyo epicentro se ubicó a 48 kilómetros de distancia de la ciudad. Los tres principales hospitales se derrumbaron.

Ciudad en ruinas

En Padang, ubicada a orillas del océano Indico, varios miles de personas pasaron la noche al aire libre por temor a las réplicas, que también podrían provocar un tsunami. Otros miles directamente optaron por huir. La ciudad amaneció sumida en el caos y entre ruinas, mientras los sobrevivientes hacían cola durante horas para obtener bienes básicos como comida o nafta.

En el hospital principal, Djamil, las camas eran retiradas de entre los escombros para albergar a los heridos, mientras se erigían carpas en la playa de estacionamiento. También se improvisó una morgue en el edificio del hospital, en la que se depositó un gran número de cadáveres. El lugar fue escenario de la angustiosa búsqueda de decenas de personas que pugnaban por hallar a algún pariente perdido.

"Hemos realizado cientos de operaciones desde el terremoto -dijo el doctor Nofi Ichlas-. Algunos vienen con huesos rotos; otros, con miembros amputados."

A pesar de la instalación de 11 hospitales de campaña, los centros médicos se encuentran saturados y son incapaces de atender, por la falta de electricidad, medicina y medios a las víctimas, que no paran de llegar.

El presidente de Indonesia, Susilo Bambang Yudhoyono, pidió a su gobierno que lleve rápidamente ayuda a las víctimas por avión o barco, ya que muchas rutas estaban bloqueadas.

El gobierno también liberó 26 millones de dólares para ayudar a la población más afectada, mientras que varios países, como Japón y Suiza, aportaron equipos especializados. "Enviamos 200 médicos y enfermeras, ocho toneladas de medicamentos, ocho toneladas de alimentos para bebes y carpas", dijo Pakaya.

Desde hace varios años, los científicos han advertido sobre la posibilidad de un gran sismo en la costa occidental de Sumatra, cerca de una gran falla continental. Esta preocupación aumentó después del sismo de magnitud 9,1 que en diciembre de 2004 desencadenó un catastrófico tsunami en el norte de Sumatra. Más de 200.000 personas murieron en varios países de Asia, 168.000 de ellas en Indonesia.

Comentá la nota