Habría 30 mil hectáreas bajo agua en el sur.

Unas 100 mil, además, están afectadas / Para los ruralistas, la producción está perdida / Nuevos daños por tormentas de ayer.
Productores Autoconvocados del Sur de Córdoba (Prascor) advirtieron ayer que hay más de 100 mil hectáreas afectadas en la región de Laboulaye y Villa Rossi, 30 mil de las cuales están totalmente bajo el agua desde hace más de una semana, por lo que se considera perdida la producción. En lo que va de diciembre, llovió 560 milímetros, luego de dos años de sequía en la región.

"El 18 de diciembre pasado cayeron 315 milímetros de lluvia en tres horas; fue un desastre. Es caótico porque no se ven los caminos para salir con la producción láctea; está todo anegado y sigue lloviendo", dijo Alberto Migliore, integrante de Prascor. Explicó que la zona rural de Guardia Vieja, Curapaligüe, Melo Rosales (todo el sur de General Levalle hasta Laboulaye) está "casi tan afectada como en las inundaciones de 2001". Migliore admitió que la represa de Tigre Muerto (inaugurada hace cuatro años) trajo alivio a la región pero sostuvo que, por falta de mantenimiento, "los canales están trabajando al 50 por ciento, se han embancado y desbordan".

El pasado 24 de diciembre, funcionarios de la Subsecretaria de Recursos Hídricos de la Provincia (ex Dipas) estuvieron en la región y aseguraron que las obras de limpieza ya están en marcha. El Ministerio de Agricultura decidió mantener en estado de alerta permanente a la Comisión de Emergencia Agropecuaria.

Según Migliore, "el problema es que la Provincia asignó un canal a cada municipio y no se iniciaron los trabajos a tiempo porque no estaba la plata y cuando quisieron arrancar el agua ya se les había venido encima". La zona urbana de los pueblos no se inundó pero subirá ahora la napa freática y eso generará nuevos inconvenientes en esta zona. "Si sigue lloviendo, en febrero o marzo acá nadamos todos", ironizó el productor.

Supercosecha anegada. Según un informe de Aacrea (Asociación Argentina de Consorcios Regionales de Experimentación Agrícola), está anegada una zona de 100 kilómetros de ancho por 200 kilómetros de largo, que incluye gran parte de la ruta 7, desde Laboulaye hasta Vedia (provincia de Buenos Aires). "Se han generado volúmenes de agua inmanejables. En las zonas rurales, se pasó violentamente de la sequía a la inundación y muchos bajos acumulan un metro de agua. La supercosecha de soja allí se está ahogando y hay pocas posibilidades de resembrar los cultivos aun si las lluvias cesaran", destaca el informe.

Tras señalar que, si pasa más de tres días bajo agua, la soja se pudre, la asociación estima que en el 70 por ciento de la superficie ya anegada se ha perdido la producción. Mientras, la hacienda no tiene forraje ni piso seco donde echarse, por lo que se está evacuando aceleradamente en muchos campos", agrega, para completar el panorama.

Daños por tormentas. En la madrugada de ayer, fuertes vientos causaron daños en algunas zonas del sur cordobés. En Río Cuarto cayeron varios árboles –uno de ellos sobre un auto– así como postes y tendidos de cables, sin provocar heridos. Mientras, y acompañadas por lluvia y en algunos casos por granizo, en el sudeste provincial las ráfagas de viento voltearon árboles y postes, en localidades como Inriville y General Baldissera. Allí, el servicio eléctrico debió interrumpirse.

Cortaron la ruta 12

Por las tormentas registradas ayer en el sur provincial, estuvo cortada por momentos la ruta 12, cerca de Marcos Juárez, por el agua que la sobrepasaba. En la zona de Monte Maíz, el granizo fue algo más intenso y afectó áreas cultivadas.

Comentá la nota