Habrá más soja en la próxima campaña.

Contrariamente al objetivo que se había trazado el gobierno nacional, de no mediar cambios, la próxima campaña gruesa puede marcar un récord en la superficie sembrada de soja en el país. "De los 28 millones de hectáreas que se siembran, 20 corresponderían a la soja", informó el ingeniero Antonio Martín, de la agencia local del INTA Cambio Rural.
En el programa radial que conduce -"Pulso Rural"-, por Radio del Centro, Martín estimó que los principales factores hacen prever una buena campaña gruesa, que particularmente se volcará a la soja.

Asimismo resaltó que las lluvias de las últimas horas, "son un alivio importante para la producción".

Remarcó que las precipitaciones -particularmente las que se produjeron durante buena parte de la noche- "cortan la racha de un ciclo seco que veníamos atravesando, y genera nuevas expectativas en los productores agropecuarios, de cara a la próxima campaña de granos gruesos, fundamentalmente la siembra de maíz y de soja".

Con relación a los cultivos de invierno, dijo que la cebada "ya fue sembrada y difícilmente se implante algún lote adicional, porque estamos en fecha límite".

"En el caso del trigo queda margen hasta el 10 de agosto, que es límite para esta zona".

Con esto resaltó que "a esta altura el área de los cultivos de invierno estaría relativamente definida".

Manifestó que la recuperación de la humedad, abre nuevas expectativas para los cultivos de granos gruesos.

Maíz y soja

Opinó que considerando la rentabilidad, "la mayoría de la superficie se destinará a la soja".

Admitió que "ésto contradice lo que se pregonaba desde el Gobierno. La realidad es que las medidas con las que pretendían que se implantara menos soja, dieron resultado inverso".

Frente a ello expresó que "depende de las decisiones que se tomen en estos días el futuro del maíz".

"Se busca la disminución de las retenciones para el cultivo de maíz, para estimular la siembra".

Afirmó que los precios "no serán excepcionales, pero tampoco son malos".

"Por otra parte hay una notable baja en el precio de los insumos. Bajaron los fertilizantes, de los herbicidas, también cayó el precio de los alquileres".

"Los márgenes de los cultivos están mejor posicionados que en las campañas anteriores. Además los pronósticos meteorológicos son buenos. Prevén más precipitaciones a partir de la primavera, y fundamentalmente en el verano; por lo que todo indicaría que la campaña de maíz y soja serán buenas. Mucho va a depender de medidas para estimular la siembra de maíz".

Lamentó la falta de incentivos para el trigo, que determinó una notable caída en la campaña. "Se dice que la superficie implantada con trigo a nivel nacional es del orden de las 2,7 millones de hectáreas, contra las 5,7 millones de hectáreas implantadas en el ciclo anterior. Esto habla de una disminución del 40 por ciento de la superficie".

Afirmó que para el maíz se espera algo similar, con una caída en la superficie del orden del 30 por ciento, y toda esta área se destinaría a la soja. "De esta manera, por primera vez en la historia, un cultivo, en este caso la soja, podría llegar a alcanzar una superficie de siembra, cercana a las 20 millones de hectáreas en la Argentina".

"De los 28 millones de hectáreas que se siembran, 20 corresponderían a la soja, lo que muestra la magnitud que ha tomado la oleaginosa".

Aclaró que esto está supeditado a las medidas que tome el gobierno nacional. "La soja tiene un costo de producción relativamente bajo comparado con el maíz, los rendimientos son aceptables, por lo que todo apunta a que haya más soja en la próxima campaña".

Comentá la nota