Hoy habrá una sesión especial por el escándalo de los "diputruchos"

El jefe de Gobierno, Mauricio Macri, reúne a su gabinete luego de la polémica. La Legislatura debatirá si vuelven a votar la ley cuestionada y si modifican el sistema. La justificación de la legisladora: "Una desprolijidad, un error".
Los “diputruchos” cambiaron la agenda de la Ciudad. La sesión especial que la Legislatura porteña había convocado para esta tarde con el objetivo de tratar aspectos de la reforma judicial y la expropiación del ex Padelai quedará en segundo plano. La investigación que publicó el fin de semana Crítica de la Argentina en la que se veía a dos legisladores del PRO que votaban doble para aprobar un acuerdo de cooperación entre la provincia del Chubut y la Ciudad Autónoma de Buenos Aires puso al macrismo en el ojo de la tormenta.

No sólo el jefe de la bancada, Oscar Moscariello, y la diputada y empresaria Silvia Majdalani quedaron en offside por haber votado en lugar de sus compañeros, Daniel Amoroso y Cristian Ritondo. El vicepresidente primero de la Legislatura, Diego Santilli, es uno de los que deberán dar explicaciones por haber convalidado la votación. Por eso, ya comenzó a ensayar variantes para despegarse del escándalo. Santilli dejó trascender ayer a sus allegados que evaluaba la posibilidad de denunciar ante la Justicia a sus propios legisladores. No lo va a decir en público, pero siente que el fantasma del juicio político ya comenzó a rondar sobre su cabeza.

Hoy Santilli empezará el día muy temprano. A las 8, se reunirá con el jefe de Gobierno, Mauricio Macri, en Bolívar 1, en las habituales reuniones de gabinete de los lunes, y al mediodía mantendrá un encuentro con los presidentes de todos los bloques. Es probable que allí acuerde con las bancadas opositoras “una nueva votación y la intervención de la Comisión de Ética”, según explicó ayer un vocero oficialista.

El macrismo pretende salir del paso con una reforma del reglamento interno que incluya mayores restricciones para la presencia de asesores en el recinto y con el endurecimiento de las normas para forzar el voto de manera “personal”.

El legislador de la Coalición Cívica Guillermo Smith le adelantó a este diario que denunciará en el recinto que, detrás de las acusaciones en su contra, existe una maliciosa operación del ibarrismo. “Ibarra no puede hablar. Tiene 194 muertes sobre sus espaldas. No me perdona que haya votado por su destitución como jefe de Gobierno”, afirmó. Smith fue el último de los diez legisladores que aprobaron la separación del cargo del entonces jefe de Gobierno.

Cauteloso, el jefe de la bancada que responde a Elisa Carrió, Enrique Olivera, adelantó que la Coalición se limitará a realizar una reunión de bloque en la que solicitará una convocatoria a la Junta de Ética y propondrá una reforma del reglamento. Los repudios para los legisladores del partido de Macri que votaron doble el acuerdo de cooperación entre el Chubut y Buenos Aires comenzaron a llegar, pero el caso de Smith, en cambio, no mereció repudio alguno.

Resulta sintomático que las voces que se expresaron, desde la propia Legislatura, hayan sido más bien complacientes, a tono con las excusas que dieron los propios implicados en la votación irregular.

La macrista Silvia Majdalani –quien emitió uno de los votos dobles– simplificó la situación: “Es un error y ya. Me parece correcto que se vote de nuevo, pero no me parece que se lo tiña de oscuro”, dijo a Radio América, y agregó que “se está ahondando demasiado en la situación. Fue sólo una desprolijidad, no fue un acto ilegal”.

En tanto, en diálogo con Crítica de la Argentina los principales dirigentes del Frente para la Victoria se mostraron apenados por la situación que les toca afrontar a sus colegas del PRO. En la ciudad, el oficialismo y la oposición son difíciles de distinguir: macrismo y kirchnerismo suelen votar juntos infinidad de proyectos y la Coalición Cívica acompaña, en más de una oportunidad, las leyes del Ejecutivo porteño. El jefe de la bancada K, Juan Manuel Olmos, y Diego Santilli sintonizan tan bien como cuando militaban juntos en el PJ porteño y sobran lazos que unen a los dos bloques.

Comentá la nota