Habrá sanciones para frentistas que tengan las veredas rotas

La Municipalidad prepara un relevamiento del micro y macrocentro para determinar dónde están los puntos más críticos. Después intimará a los vecinos para que las arreglen, de lo contrario, realizará la reparación a cargo del dueño de la propiedad. Necesitarán una ordenanza del Concejo para avanzar.
El gran deterioro que muestran las veredas del micro y macrocentro, expuesto en un informe publicado ayer en este diario, disparó la inmediata reacción de la Municipalidad que advirtió que avanzará con intimaciones a los frentistas para que reparen las aceras y multas para aquellos que no lo hagan dentro del tiempo fijado en el apercibimiento.

A la par, la Defensoría del Pueblo presentó su preocupación y recordó que “desde hace tiempo” viene señalando esta situación que se fue agravando con el correr de los años.

“Acá también tienen mucha responsabilidad las empresas de servicios que abren zanjas y luego dejan las cosas a medio terminar o mal hechas”, disparó el defensor del pueblo adjunto, Sebastián Tonelli. En el microcentro, y puntualmente sobre la calle Constitución, muchas veredas muestran el paso de los tendidos de estas compañías.

“Está claro que la responsabilidad civil ante un supuesto daño que pueda tener algún vecino por el estado de las veredas, corresponde al frentista, pero la Municipalidad lo que hará es concluir un relevamiento que ya habíamos empezado para tener un estado de situación y luego intimar a los vecinos a que las reparen”, explicó el secretario de Desarrollo Urbano, Eduardo Angelini.

Es que, como se remarcó ayer, las angostas veredas de la ciudad son un punto de partida dificultoso para los peatones. Pero a esto se suman las baldosas flojas y rotas, los pozos, los desniveles y los tablones puestos para intentar construir puentes sobre los baches.

Ayer, Angelini admitió que el micro y macrocentro presentan un deterioro importante.

“Ha cambiado muchísimo la ciudad modelo que teníamos en cuanto a limpieza y estado de calles y veredas. Por eso queremos avanzar cuanto antes para comenzar a revertir esta situación”, dijo el funcionario, quien también coincidió con Tonelli al señalar parte de la responsabilidad en las empresas de servicios, principalmente telefónicos. Sin embargo, también es cierto que hay cientos de veredas rotas y que su causa no es el paso de un tendido de cables.

En la Municipalidad admitieron que el relevamiento iniciado había sido postergado tras el conflicto de los vecinos autoconvocados que se quejaron por los daños que las obras en construcción causaron en sus viviendas. Desde ese momento, el grupo de inspectores fue derivado a controlar los edificios y las veredas quedaron para más adelante. Ahora, prometen retomar aquella tarea para intimar a los frentistas y luego aplicar multas en los casos en que no haya respuestas favorables. Pero además, si no lo hace el vecino, lo hará una empresa contratada por la Municipalidad, que después le cobrará el monto al frentista. Para eso, necesitarán una ordenanza previa que los autorice.

“El Municipio debe salir a exigir”

Uno de los últimos casos de reclamos de vecinos accidentados por el deterioro de las veredas que llegó a la Defensoría del Pueblo fue el de un hombre que trastabilló y luego cayó en una vereda céntrica. A los golpes, le sumó la rotura de sus lentes. “El expediente iniciado todavía da vueltas dentro de la Municipalidad esperando alguna respuesta”, explicó Sebastián Tonelli, el defensor adjunto.

El funcionario señaló que “el Municipio debe ajustar los controles y salir a exigir, primero que nada, a las empresas de servicios que abren las zanjas tercerizando el trabajo y después termina ejecutando alguien que nadie conoce, con mala calidad de mano de obra y a los pocos días las baldosas terminan saltando”, dijo Tonelli, quien remarcó que “debe haber controles más estrictos, y por supuesto que aquellos frentistas que tienen deterioradas las veredas por otros motivos deben ser intimados”, dijo.

Responsabilidad

Sobre este punto, Eduardo Angelini destacó que “de todos modos el responsable por su vereda sigue siendo siempre el frentista. La incidencia de las empesas de servicios es notoria en el micro y macrocentro. Fuera de esto, donde no hay grandes tendidos subterráneos ya no tenemos ese problema”, explicó el funcionario de la Secretaría de Desarrollo Urbano de la Municipalidad.

Comentá la nota