Habrá sanción póstuma a Ortiz Pellegrini

Aceptarán su renuncia "indeclinable" pero la mayoría rechazará sus fundamentos.
Miguel Ortiz Pellegrini evadió la sanción que la Legislatura iba a aplicarle al renunciar a su banca, el miércoles pasado, pero los legisladores oficialistas quieren, de todos modos, que no quede impune la violación serial a la Constitución que cometió el ex presidente del bloque juecista. Cabe recordar que el juecista fue encontrado por sus pares, después de una extensa investigación, culpable de incumplir con los preceptos constitucionales, al litigar en contra del Estado en causas con contenido patrimonial en varias ocasiones, lo que está vedado para quien es legislador.

En la última sesión, el vicegobernador Héctor Campana derivó la presentación de la renuncia de Ortiz Pellegrini a la Comisión de Asuntos Institucionales, que formalmente debe tratarla hoy.

Esa comisión, que es presidida por el justicialista Nelson Ipérico, admitirá hoy la renuncia, como no podría ser de otro modo por tratarse de una decisión «indeclinable». Mañana tendría que aprobar ese despacho la Legislatura, y asumirá en lugar del ex radical, la ex radical Sara Díaz de Malone, otra dirigente que milita en el transfuguismo.

Sin embargo, la idea que circulaba ayer en las oficinas del bloque Unión por Córdoba es que la previsible aceptación de la renuncia vaya acompañada por el rechazo de sus fundamentos, que para el oficialismo son inaceptables.

Ortiz Pellegrini leyó en el recinto la carta de renuncia, en la que, entre otros argumentos, sostuvo: «Promoví junto a mi bloque la investigación de hechos que desvirtuados por intereses políticos perversos sólo procuraban manchar mi buen nombre y obtener ventajas menores».

«En mis 40 años de acción política, la ética ha guiado mis acciones y no estoy dispuesto a permitir que en nombre de la misma, se proponga una sanción, aun cuando fuere simbólica», agregó el juecista.

Luego, en una conferencia de prensa sería todavía más duro con los legisladores oficialistas, si bien esto no cuenta para el debate de hoy en la Comisión de Asuntos Institucionales.

Ortiz Pellegrini tuvo un muy alto perfil como presidente del bloque del Frente Cívico y Social, es decir como máximo representante de Luis Juez en la Cámara. Una de sus manifestaciones más sobresalientes fue cuando reconoció que era mentira la denuncia de fraude expresada por Juez desde el 2 de setiembre a la noche. Lo hizo cuando dijo que él fue electo en comicios «absolutamente legítimos».

En la presidencia del bloque, al menos hasta fin de año, lo reemplazará el socialista Roberto Birri.

Ahora, Carbonetti

La Comisión de Asuntos Institucionales dará a conocer hoy su dictamen por la denuncia que, en hábil contraataque, realizó el Frente Cívico y Social. Los juecistas acusaron a Domingo Carbonetti (Unión por Córdoba) de no respetar la legislación que prohíbe ejercer litigar mientras se ocupa una silla en el Jurado de Enjuiciamiento de Magistrados.

El dictamen de la mayoría oficialista diría que el Colegio de Abogados debe resolver si Carbonetti cometió una falta.

Esta respuesta, claro, no conformará a los juecistas, que interpretarán que no se mide con la misma vara a oficialistas y a opositores.

Desde el oficialismo enfatizarán que se trata de dos situaciones muy diferentes: Ortiz Pellegrini violó la Constitución para obtener ganancias millonarias en juicios contra el Estado; Carbonetti incumplió con una ley en un juicio de divorcio que consistió en un acuerdo de partes (De la Sota-Riutort.

Comentá la nota