No habrá plata extra para ayudar a los municipios.

Desde el Gobierno y la Comisión de Participación advirtieron que "no hay plata" para más asistencia. Con los últimos recortes, algunas comunas quedaron al borde de no poder pagar los sueldos.
Los intendentes con problemas financieros no tendrán aportes extraordinarios para cubrir el déficit provocado por la merma en la coparticipación, lo que los colocará ante un muy complicado panorama. Tanto desde el Gobierno como desde la Comisión de Participación dijeron que "no hay plata" para ayudas de emergencia y pidieron a los jefes comunales que implementen medidas para mejorar sus índices de recaudación.

La situación es especialmente difícil para aquellas comunas que gastan más del 70% de los ingresos en los sueldos del personal. En la última transferencia tuvieron podas de hasta el cuarenta por ciento, por lo que quedaron al borde de no poder pagar los salarios.

Algunas comunas gastan directamente la totalidad de lo que reciben en sus agentes.

Encima, varios intendentes todavía no abonaron el último aumento de haberes -el de septiembre del año pasado- y tampoco pagaron asignaciones como la ayuda escolar.

En el caso de la comisión que conforman las comunas catamarqueñas, la decisión de preservar dinero en el Fondo de Emergencia, generó una poda en la asistencia que una docena de ellas recibía mes a mes. Fue por eso que en la última ayuda, comunas como Belén y Pomán tuvieron un recorte de alrededor de 100.000 pesos en lo que venían recibiendo.

La Provincia, en tanto, tiene sus propias complicaciones financieras y prepara un ajuste que podría incluir la desaparición de dependencias no consideradas prioritarias. En este contexto, no estaría en condiciones de ayudar a intendentes como lo hizo anteriormente través de préstamos o subsidios.

En el área de Relaciones Municipales de la Provincia opinaron que los jefes comunales estarán obligados a mejorar sus índices de recaudación. "Deben realizar alguna ingeniería financiera para aumentar la recaudación de las tasas que cada jurisdicción aplica, que es una manera directa con la que pueden lograr más ingresos", dijo la titular de la dependencia, Ramona Figueroa.

La funcionaria explicó que en los últimos meses del año pasado comenzaron las luces de alerta ante el escenario de crisis que se aguardaba y que desde el Gobierno se pidió a los jefes comunales que implementen un ajuste. Sin embargo, la mayoría de ellos hizo caso omiso a la sugerencia.

La propia funcionaria recordó que, al finalizar 2008, entregó a los intendentes o representantes municipales proyecciones para este año, en función de los niveles de coparticipación que había entonces, advirtiendo sobre la necesidad de "racionalizar" el gasto.

La caída de los ingresos de las comunas fue muy importante. En octubre del año pasado, cuando la recaudación nacional y provincial se mantenía en buenos niveles, se distribuyó entre los 36 municipios de Catamarca un total de 34 millones de pesos. Esta cifra cayó a 30 millones apenas cuatro meses después, y podría seguir disminuyendo.

Comentá la nota