"No habrá un Pacto de Olivos 2"

"No habrá un Pacto de Olivos 2"
"No podemos ni hablar con una Presidente que invita a su despacho a los referentes de la violencia", apuntó el senador y presidente de la UCR.
El titular de la UCR, Gerardo Morales, advirtió que "puede haber conflictos sociales en las provincias, porque los gobernadores no podrán afrontar los sueldos ni los gastos operativos".

Durante un multitudinario acto del radicalismo marplatense, Morales sostuvo que "el Gobierno seguirá buscando saltear el sistema de representación para gobernar directamente, sin Congreso y con la Justicia bajo presión".

"A 26 años de la gesta del 30 de octubre de 1983, fecha tan importante para los radicales como para el país, la disyuntiva sigue siendo democracia o autoritarismo", dijo el senador nacional, quien reconoció en la figura de Raúl Alfonsín al líder indiscutido de la recuperación de la democracia.

"Aún quedan pendientes muchos desafíos, como la distribución de la riqueza o la cuestión federal", agregó.

El titular de la UCR manifestó que "vamos a resolver la reunificación del radicalismo, pero sobre reglas claras", y al dejar en claro que termina su mandato al frente del Comité Nacional el próximo 4 de diciembre, día en que se reunirá el plenario de delegados para elegir la nueva conducción por los próximos dos años, destacó que "viene otra etapa y hace falta una conducción con peso y que trabaje en todo el país, para brindarle al país una fuerza con capacidad de gobernar".

Luego hizo un llamado a "cuidar el Acuerdo Cívico y Social" como herramienta política que "nos permitió ganar en muchos lados, e incluso recuperar fuerza en la provincia de Buenos Aires".

Sobre la reforma política impulsada desde el gobierno, el senador nacional enfatizó que "no tenemos ningún Pacto de Olivos 2. No podemos ni hablar con una Presidente que invita a su despacho a los referentes de la violencia".

Morales destacó que "otras cuestiones se han empezado a generar en los últimos años a partir de las gestiones de gobiernos similares en varios países de la región. Vemos que en el marco de democracias formales hay gobiernos -como el kirchnerismo- que están logrando de a poco sustituir el sistema de representación y reemplazarlo por un vínculo directo con la sociedad a través de un sistema perverso de intermediación, como tercerización de las políticas públicas, para llegar a la gente de la peor manera".

"Es decir, haciendo que muchas familias pobres terminen siendo los rehenes, cooptados por estas políticas, que lo único que busca es fortalecerse en términos de proyecto de poder", dijo.

Para Morales, "esto en definitiva también constituye una alteración del orden constitucional, porque deja en suspenso las libertades".

"El gobierno nacional funciona sobre la base de superpoderes, ley de emergencia, facultades delegadas y manejo del Consejo de la Magistratura, sin importar si funciona o no el Congreso", explicó el senador quien agregó que "tampoco les interesa una justicia independiente y siguen presionando a los jueces".

"Por eso -prosiguió- seguimos con el mismo desafío de democracia versus autoritarismo, pero en otro marco".

Comentá la nota