Habrá nuevas marchas a favor y en contra de Chávez en Caracas

Oficialistas y opositores se manifestarán como consecuencia de las recientes medidas tomadas por el bolivariano, entre ellas la devaluación monetaria y los los racionamientos eléctricos para enfrentar la crisis energética en el país
Ambas manifestaciones, convocadas a primera hora de la mañana, tendrán lugar en la fecha del aniversario de la caída de la dictadura de Marcos Pérez Jiménez, que tuvo lugar el 23 de enero de 1958, una conmemoración que unos y otros reivindican como símbolo de la llegada de la democracia y la libertad a Venezuela.

La marcha oficialista, que discurrirá por el oeste capitalino, tiene previsto pasar ante el Palacio Presidencial de Miraflores, donde Chávez anunció que saludará a sus seguidores.

"Llevemos banderas, alegría, tambores, cornetas, para converger hacia el palacio de Miraflores, allá estaremos", manifestó el jefe de Estado al convocar la marcha en su más reciente programa dominical "Aló Presidente".

Por su parte, la manifestación opositora recorrerá el este de Caracas hasta desembocar en Petare, uno de los barrios más populares de la capital y antiguo feudo del "chavismo", y que desde las pasadas elecciones municipales de 2008 está gobernado por la oposición.

Esta marcha fue convocada por la llamada Mesa de la Unidad, que incluye a 11 partidos políticos opositores, con el objetivo de denunciar las "intenciones totalitarias" del Gobierno de Chávez y criticar sus últimas medidas políticas por "irresponsables".

"Estaremos pasándole factura al culpable de este desastre que nos mantiene padeciendo de inseguridad, de apagones. Mientras se devalúa la moneda, se despilfarra el dinero de todos y se desarrolla una espantosa corrupción", denunció esta semana Antonio Ledezma, alcalde mayor de Caracas y uno de los convocantes.

Los opositores marcharán con la mirada puesta en las elecciones parlamentarias del próximo 26 de septiembre, en las que los partidos contrarios al Gobierno ya han anunciado su participación unida.

En la actualidad, la unicameral Asamblea Nacional (AN), de 167 diputados, cuenta con mayoría oficialista, ya que en los pasados comicios parlamentarios la oposición decidió abstenerse y no presentar candidatos.

Entre las medidas criticadas por la oposición se cuenta la devaluación de la moneda nacional que Chávez anunció el pasado 8 de enero, tras argumentar que se trata de "una devaluación revaluadora" que dará más fortaleza al bolívar e impulsará el sistema productivo nacional.

Tal devaluación, con una doble paridad de 2,60 y 4,30 bolívares por dólar frente a la previa y única de 2,15 bolívares, entró en vigor el lunes 11 de enero.

La oposición ha criticado duramente esta medida al señalar que generará más inflación más inflación en un país que cerró el año 2009 con un índice de 25,1%, el más alto de Latinoamérica.

El Gobierno venezolano anunció también planes de racionamiento eléctrico en diversas regiones del país y en Caracas ante la crisis energética que vive el país caribeño, quinto productor mundial de petróleo.

En el caso de la capital, el plan quedó suspendido por el propio presidente menos de 24 horas después de su puesta en marcha por "un impacto no deseado", según dijo Chávez, en medio de protestas de todos los sectores.

Venezuela, cuyo 70 por ciento de producción eléctrica tiene origen hidroeléctrico, se enfrenta a una crisis energética que ha ocasionado numerosos apagones en todo el país.

El oficialismo culpa de esta crisis a la sequía provocada por el fenómeno meteorológico del "Niño", mientras que la oposición ubica la causa en la falta de inversión en infraestructuras durante los diez años del Gobierno de Chávez.

Durante su discurso de rendición de cuentas ante la Asamblea Nacional, Chávez anunció la reorganización de su equipo económico, con la fusión de las carteras de Economía y Planificación, para dar más "coherencia" al "socialismo del siglo XXI".

Informó, además, de la designación como ministro de Energía Eléctrica a Alí Rodríguez Araque -uno de los hombres de confianza del presidente-, en sustitución de Ángel Rodríguez, destituido tras el plan de racionamiento eléctrico frustrado.

Además, a raíz de la devaluación, Chávez ordenó la expropiación de la cadena franco-colombiana de supermercados Éxito, a quien acusó de "especulación" por supuesto "remarcaje" de los precios y cuyas instalaciones pasarán a la Corporación de Mercados Socialistas (Comerso), la nueva red de distribución y venta minorista estatal.

Opositores han rechazado la declaratoria de "utilidad pública" de este tipo de inmuebles con el argumento de que "ese tipo de acciones aleja los capitales de inversión que requiere el país".

En los últimos días, otras medidas, como la decisión del Consejo Nacional Electoral (CNE) de redistribuir las circunscripciones electorales, han suscitado más protestas por parte de los partidos opositores que invitan a los ciudadanos a expresar pacíficamente hoy su rechazo a las políticas del presidente venezolano.

Comentá la nota