Habrá menos subsidios para los molinos y podría subir la harina

Ahora solo compensará productos de consumo masivo. También se obligará a los molinos a pagar primero y pedir compensaciones después. Piden audiencia a Giorgi
El día después de la firma de los acuerdos entre el Gobierno y el campo fue intenso para todos los sectores involucrados. Es que ninguno de los rubros empresarios afectados –frigoríficos, lácteas y molinos– fueron consultados ni informados sobre la negociación y en muchos casos los resultados los tomaron por sorpresa.

Fuentes de la industria molinera confirmaron a El Cronista que la Federación que los convoca, FAIM, no tuvo participación en los acuerdos que terminaron por impactar sobre sus negocios. Por eso los industriales pedirán una reunión con la ministra de Producción, Débora Giorgi, para hacer consultas y plantear sus propios problemas.

Las dos decisiones clave fueron suba de $ 50 en el valor al que la industria deberá adquirir el trigo y el cambio en el sistema de compensaciones. Mientras la consecuencia directa de la implementación de lo que hasta ahora es un anuncio sería un sinceramiento del valor del trigo, que lo acercaría al precio internacional, según los molineros “tiene que haber una recomposición en el precio acordado por la bolsa de harina”, indicó una fuente que pidió mantener el anonimato. Ese valor fue fijado hace un año cercano a los $ 44 más IVA por bolsa vendida al mercado interno.

La otra fuerte preocupación de la molinería es el descalce financiero que le produce el nuevo sistema de compensaciones, que ya no irán dirigidas a los productores y a los molinos sino sólo a los molinos, que concentrarán el pago del precio lleno del cereal. De inmediato deberán pagar hasta 25% más por el producto, para poder reclamar luego los subsidios oficiales.

Una vez que se instrumente la medida, los molinos habrán pasado de pagar un valor cercano a los $ 450 por el trigo, a desembolsar un valor teórico de mercado (FAS) que ayer la Secretaría de Agricultura fijó en $ 533 por tonelada. Recién con ese pago los industriales se hacen merecedores de las compensaciones que, hasta el momento, según fuentes industriales, tenían una demora de entre dos y tres meses.

Más explicaciones

Según el acta de acuerdo referente al trigo firmada el martes, la compensación a los molinos se hará por la harina de trigo de calidad 000 “con destino al sector manufacturero que elabore productos de abastecimiento masivo”. Esta cláusula también genera incertidumbre entre los industriales, que no saben cómo interpretarla.

Mientras las anteriores compensaciones se pagaban teniendo en cuenta el total de la harina vertida al mercado interno al precio acordado, el nuevo sistema estaría restringiendo los pagos a algunos productos reduciendo el volumen de la harina sobre la que pagarán las compensaciones.

Mientras los productores esperan que se plasme el acuerdo para creerlo, los molineros apuran gestiones para no ser los grandes perdedores.

Comentá la nota