¿Habrá lugar para todos?

La interminable andanada de nombres que se lanzan al viento, promete convertirse en un hervidero, pero el oficialismo parece encaminarse hacia una lista de unidad.

Ya con el dengue cediendo un poco de terreno, el escenario político riojano, al igual que el nacional, comienza a retomar el protagonismo de cara a las elecciones legislativas que se vienen y que, por la interminable andanada de nombres que se lanzan al viento, promete convertirse en un hervidero. Al menos eso hace presagiar la semana que pasó y que dejó tela para cortar.

Y esto, sobre todo, en el ceno del oficialismo, en donde todo parece encaminarse hacia una lista de unidad para el estamento de diputados nacionales, la que estaría encabezada por el actual embajador argentino en México, Jorge Yoma, secundado, en principio, por la chileciteña Griselda Herrera.

Así lo dejaron traslucir fuentes del bederismo y hasta algunos funcionarios que, en pos de posicionarse también como virtuales candidatos a diputados provinciales -caso "Pocho" Brizuela y Teresita Madera-, dejaron deslizar los primeros elogios hacia quien sería el número uno del gobernador Luis Beder Herrera.

Sin embargo, las aguas bajan turbias. Y es que el oficialismo no encuentra el consenso y apoyo en la dirigencia del PJ que ve en el "Negro" Yoma a alguien que abandonó el partido, y no logra digerir la candidatura a diputado nacional del actual embajador, y mucho menos la idea de trabajar para ello. El propio diputado nacional Mario Santander, sólo por dar un ejemplo, fue claro al graficar: "si Yoma estuviese en el PJ trabajaría por él. Pero no está".

Sin embargo, esto no parece hacer mella en el bederismo, que ya selló el acuerdo político con Yoma y a esta altura no está dispuesto a dar un paso atrás, sobre todo porque lo que no sobra son los candidatos. Y Beder Herrera lo sabe mejor que nadie.

Prueba de ello es que, ante la escalada de dificultades para conformar dos listas, el oficialismo se encamina hacia el armado de una lista de unidad. Con Yoma como número puesto -según se puede apreciar-, restaría definir ahora a la persona que lo secundaría y que debe ser una mujer. Incluso el propio embajador se mostró afecto a esta posibilidad, aunque nada dijo aún acerca de quién sería la persona que lo acompañaría en la fórmula.

Desde un primer momento, todas las miradas apuntaron a la actual diputada nacional Griselda Herrera, pero con el correr de los días, la figura de la chileciteña se fue desdibujando y ahora aparece simplemente como una auto-candidatura o auto-proclamación que tiende a derrumbarse definitivamente.

Así lo entienden dirigentes de distintos sectores que en la semana fustigaron a Herrera basando las críticas fundamentalmente en "8 años absolutamente inexistentes" como legisladora nacional y en que la actual diputada nacional no mide en las encuestas ni está en la consideración de la gente, como producto de su inacción. "Hay que pensar en otras mujeres", dejaron deslizar las representantes del Frente con Todos.

Las críticas para Griselda también llegaron desde el quintelismo que, por estos días, goza de una muy buena relación con el bederismo, lo cual puede marcar también la temperatura en las negociaciones y, por qué no, alguna tendencia sobre lo que está por venir. La presidenta de la Rama Femenina del Partido Justicialista, Nancy Nardillo -lanzó oficialmente su candidatura a diputada provincial-, dijo que Griselda ya tuvo su oportunidad, pero no supo demostrar su capacidad y por ese motivo en el común de la gente no ha logrado la adhesión, por lo que concluyó que "no representa a nadie".

A todo esto, Griselda Herrera aguanta y asegura que las encuestas están direccionadas y que irá por su reelección, al tiempo que se apura en afirmar ante las críticas que no es de "aquellas que pregonan un montón de cosas que no hacen". No obstante, y más allá de los deseos de continuar ocupando una banca, Griselda no puede obviar que la resistencia existe y que, seguramente, llegarán nuevos embates desde distintos sectores. ¿Resistirá?

Esto, ante la inminencia de la presentación de las listas, seguramente se dilucidará en la semana que comienza. Mientras tanto, Yoma permanece en un llamativo silencio y ni siquiera salió a contestar a las duras críticas que bajaron desde la oposición y a través del partido compromiso riojano que lidera Carlos Chacón, quien pretende ocupar una banca en la legislatura provincial.

"El mediático embajador habla de representar un cambio, y a no ser que se afeite el bigote o use peluca, difícilmente los riojanos veamos en él a un candidato que aporte soluciones para la provincia y que realmente represente un cambio", afirma Chacón. La respuesta del "mediático" no llegó nunca y esto sí que representa un cambio. O es al menos llamativo. O tal vez se trate simplemente de una "ninguneada", como suelen decir vulgarmente.

Y es que la pelea en Capital, estará lejos de lo que ocurra en la pelea por las dos bancas que están en juego a nivel nacional, pero la contienda no será menos atractiva, al menos en lo dialéctico.

Aquí también competirá el oficialismo (PJ más la alianza bederista-yomista) aunque, aparentemente, con cuatro listas cuyas cabezas serán Délfor "Pocho" Brizuela, Jorge Basso, Carlos "Cacho" Luna y el quintelista Ramón Vera.

El ministro de Desarrollo Social Délfor Brizuela y la coordinadora Ejecutiva del Gobierno, Teresita Madera, encabezarán la fórmula principal de candidatos a diputados provinciales por la Capital que impulsará el bederismo, según lo confirmó el propio Brizuela quien además aseguró que "el pan está por salir del horno", en clara referencia tal vez al ministerio que ocupa y en el que supo cosechar más críticas que elogios.

De esta manera, "Pocho" se expondrá nuevamente a la voluntad popular -tal como ocurriera cuando aspiró a la intendencia de la Capital y fue duramente derrotado por Ricardo Quintela-, aunque esta vez -y en rigor de verdad una vez más- gozará de los "beneficios" que otorga el aparato y el resultado final puede ser totalmente completo. A menos que Brizuela haga gala de lo que afirma a diario y deje de lado el asistencialismo y el clientelismo político que tanto cuestiona para disputar una banca mano a mano con los candidatos de la oposición, desdibujada y débil, por cierto. ¿Tendrá Brizuela tal gesto de grandeza?

Regresos

Claro que, como suele ocurrir en toda elección, la previa suele dar para todo y para todos. Es por eso que no llama la atención que algunos nombres del "pasado" vuelvan a sonar con insistencia. Es este el caso, por ejemplo, del ex funcionario mazista Oscar "Oso" Chamía, quien sostuvo en el transcurso de la semana que tiene muchas expectativas de volver a ocupar una banca en la Legislatura, y envió un mensaje esperanzador a los pobladores del departamento Felipe Varela.

Es plausible la aspiración de todo político a ocupar un lugar en pos de trabajar para la gente -se supone-, pero no deja de ser llamativo el acercamiento de un ex mazista como Chamía al gobernador Luis Beder Herrera, dado que según el propio Chamía hoy se encuentra trabajando para ser un diputado en la Cámara, que apoye los proyectos de Gobierno y llevar la voz de su departamento al recinto cuando haya algún problema, todo esto, consensuado, aparentemente con el Gobernador.

Otros que regresan, según se pudo saber, son el ex intendente chileciteño y actual diputado nacional Fernando Rejal y otra ex funcionaria mazista, Alejandra Oviedo. Si bien lo de Rejal no está tan claro en cuanto a si buscará ocupar una banca en la legislatura provincial o intentará avanzar en Chilecito con el armado partidario para aspirar a disputar la intendencia, ante la paupérrima y seriamente cuestionada gestión de Lázaro Fonzalida, lo de Oviedo parece ser más concreto, en cuanto a que buscaría una diputación provincial por el departamento Rosario Vera Peñaloza.

Freno y disgusto

Pero no todos se lanzan. Por el contrario, otros ponen freno. Así lo hizo el intendente capitalino Ricardo Quintela, quien aseguró que a algunos precandidatos los necesita en su gestión y no podrá desprenderse de ellos. Esto, como consecuencia de la cantidad de nombres que comenzaron a circular en los últimos días y que, de concretarse en su totalidad, dejarían a la Municipalidad sin funcionarios. Quintela, además, pone paños fríos y toma distancia de la interna que indica que los intendentes, en su mayoría, no avalan las candidaturas de los nuevos socios de Luis Beder Herrera, entre ellos Jorge Yoma.

Por lo bajo, los intendentes con aspiraciones políticas, ven en Yoma a un potencial candidato a gobernador y un triunfo legislativo lo pondría en carrera para la Gobernación del 2011. Pero no es ese el único disgusto que se generó por estos días entre los departamentos y la Casa de Gobierno.

En Chepes, Claudio Saúl no digiere que Alejandra Oviedo también tenga el apoyo oficial y por eso, se alió con Mario Guzmán Soria. En Felipe Varela Hugo y Ángel Páez no quieren que Oscar Chamía se presente como el candidato bederista. Y en Arauco, Gustavo Minuzzi ve que la Casa de Gobierno le está armando una oposición con el apoyo a Nicolás Martínez. Así las cosas...¿habrá lugar para todos?

Comentá la nota