No habrá llegado la hora de hacer lo mismo en La Rioja.

El gobernador de Tucumán, José Alperovich, publicó el último 8 de abril la modificación a la Ley de Obras Públicas (Nº 5.854), aprobada en sesión por el oficialismo legislativo, por la cual se elimina la obligación del Poder Ejecutivo de garantizar la difusión de las convocatorias a licitaciones públicas a través de los medios de mayor tiraje de la provincia.
El funcionario criticó duramente al periódico " La gaceta"" cuestionando sus políticas publicitarias y de esta manera justificar dicha decisión parlamentaria. "Yo les quiero explicar a los tucumanos, porque se habló de la falta de transparencia. Resulta que había una ley que me obligaba a publicar los avisos en La Gaceta. Ahora bien, para que ustedes se den una idea, por ejemplo, si mi empresa contrataba una publicidad a mi empresa le costaba $ 50.000, si lo contrataba el Gobierno, porque era oficial, costaba $ 100.000" expresó el mandatario provincial.

El gobernador alineado a la Casa Rosada dijo que el diario aprovecha este monopolio para duplicar el precio de publicación y consideró esto una "injusticia" y agregó: "Si me hace el mismo precio que me hace a mi empresa, le pongo el aviso; pero no tengo por qué como gobernador pagar el doble". Desde ahora bastará con anunciar las licitaciones en el Boletín Oficial y en la página web de la Provincia.

En La Rioja sucede algo parecido que en Tucumán y el gobernador Luis Beder Herrera, los diputados provinciales y el secretario de Prensa y Difusión de la provincia no hacen absolutamente nada.

Los Avisos oficiales ya sean de licitaciones o de promoción de Obras o de cualquier información gubernamental sufren un aumento considerable con respecto a una publicidad particular, por ejemplo en el Diario de mayor tirada en la provincia, una página de publicidad de un negocio particular tiene una tarifa de alrededor de 1.000 pesos, mientras que por una página con publicidad oficial el gobierno - Oh, mejor dicho, usted, nosotros, es decir todos – paga más de 3.000 pesos.

Esto no viene de ahora, el gobierno anterior también trabajaba bajo la misma normativa, lo que llama poderosamente la atención es porque un gobernador que se jacta de estar sentado arriba de la caja, que dice ser el más austero y mejor administrador que existe en la argentina, permite semejante demostración de monopolio.

Sería bueno que a dos días de su viaje a Tucumán, el gobernador aproveche y le pregunte al gobernador Alperovich como hizo para terminar con estas "tarifas especiales", y de pasó que el secretario Zolorza deje de ser tan obsecuente con este medio gráfico, se ponga las pilas y reparta y pague la publicidad estatal como corresponde.

Comentá la nota