Habrá financiamiento y apoyo para la región

Las tormentas, el tétrico daño del granizo y las especulaciones de mercado cambiaron la ecuación económica esta semana y también el ánimo de los gobernadores.
El sábado, horas después de la granizada en San Juan y mientras pesaba en el ambiente la sequía de operaciones y la baja de los precios del mosto y el vino a granel, José Luis Gioja y Celso Jaque no se anduvieron con chiquitas, al hablar en la inauguración oficial de la muestra INTA-Expone 2008. Agradecieron a Carlos Cheppi -Secretario de Agricultura, Ganadería, Pesca y Alimentación- el apoyo nacional a las emergencias regionales y prometieron "un Estado presente en el apoyo a los productores". Pero descargaron sin disimulos contra "los especuladores que se frotan las manos y aprovechan la crisis". "No hay razones para que bajen los precios del mosto o del vino. Los productores no pueden ser la variable de ajuste", advirtieron al unísono Gioja y Jaque, acodados en el escenario de la carpa del INTA, en Luján. Los principales operadores del mercado aducen que "la crisis los lleva a no arriesgar, no stockearse y esperar", mientras hablan de "precios de las uvas futuras acordes con la situación". Los productores ofrecen, pero no hay ni recepción de muestras. Que no hay existencias en stock que avalen esa especulación; que los consumos internos y de exportaciones no hay caído en una dimensión que explique la presión a la baja y que "no alcanzará la producción ni para un año normal de demanda", calculan en el Barrio Cívico y en Desamparados, molestos por las versiones sobre sulfitados en caída libre y vinos básicos debajo de los 80 centavos. En ambos confines saben además que todo este clima abastece los rumores en torno a los futuros precios de la uva, un histórico condicionante del ánimo regional. Gioja contestó "un precio razonable" cuando en Luján le preguntamos el sábado por "los 50 centavos del año pasado y los 70 que como mínimo piden los viñateros". No lo dijo, pero los operativos oficiales en el mercado de uvas están planteados sobre una suposición de uva a no menos de 60 centavos y recursos oficiales para dotar de financiamiento suficiente y subsidiado a los elaboradores y de precios rentables a los viñateros.

Estado presente

La semana pasada, Gioja, Jaque y sus ministros de la Producción, se habían juntado en San Juan y en Buenos Aires -con funcionarios de la Secretaría de Agricultura- para perfilar las principales características de lo que anticipan será "una política regional de financiamiento para la cosecha y la elaboración". Los detalles serían precisados por los mandatarios en cuanto se conozca la dimensión de la próxima cosecha y probablemente el INV anticipe el primer pronóstico el 19 de diciembre. Sin embargo, ya tiene acordada una veta común: Tendrá características afines en Mendoza, San Juan y La Rioja, por lo menos. Aportará financiamiento subsidiado para productores y bodegueros y procurará sostener un precio base para las uvas que rondaría los 60 centavos para las "básicas" mosteras, por ejemplo. Los inspectores del Instituto ya trajinan las hileras en las viñas del oeste y la lupa sigue puesta en cuantificar el daño concreto que las tormentas de granizo (inusuales por la agresividad y repetidas) han provocado en viñedos y parrales de Mendoza -franjas del Este y en el Valle de Uco- y San Juan, sobre todo las del viernes y sábado. Los conocedores del oficio dicen que las cepas asomaban, hasta el jueves anterior al daño sanjuanino, como para no menos de 30 millones de quintales a nivel país. Habrá que ver.

Comentá la nota