Habrá elecciones internas abiertas de forma simultánea

Los cambios fueron aprobados en diciembre.
En medio de una fuerte polémica, la nueva ley electoral fue sancionada el 1 de diciembre, durante la última sesión en la que el kirchnerismo contó con predominio en ambas Cámaras del Congreso. La norma establece principalmente que los partidos políticos deberán celebrar elecciones internas abiertas, obligatorias y simultáneas para designar a quienes serán sus candidatos a presidente, senador y diputado nacional.

Las internas abiertas tendrán lugar el segundo domingo del mes de agosto correspondiente al año en que estuviera prevista la realización de comicios para la renovación del Congreso o para el recambio del Poder Ejecutivo.

Una de las grandes objeciones contra la ley, proveniente sobre todo de los dirigentes de los partidos más pequeños, es que para poder participar de los comicios generales los candidatos de cada fuerza deberán superar el 1,5% del total de votos emitidos en las elecciones primarias simultáneas.

Asimismo, entre otras modificaciones relevantes, aunque iguales de polémicas, la ley establece que para conservar su personería los partidos políticos deberán mantener en forma permanente un número mínimo de 4.000 afiliados.

Para mitigar las consecuencias que generaría la introducción de las reformas, en un primer momento el Congreso había aprobado dos disposiciones transitorias que fijaban un plazo (hasta diciembre de 2011) para que los partidos pudieran adaptarse a las nuevas exigencias legales. Sin embargo, en el momento de promulgar la norma, la presidenta, Cristina Fernández de Kirchner, vetó parcialmente tales artículos, razón por la que quedó establecido el término originario de 90 días para que las agrupaciones concreten la adecuación.

El interrogante es si el Congreso, con su nueva composición (con mayoría opositora), insistirá ahora con las disposiciones derogadas.

Otras modificaciones

Además, la ley prohíbe el aporte financiero de empresas en las campañas, así como la publicidad privada en los medios audiovisuales. Esto implica que estos espacios serán asignados exclusivamente por el Ministerio del Interior a través del mecanismo del sorteo.

Otra previsión importante de la reforma es que ha sido vedada la difusión de encuestas de intención de voto desde ocho días antes y hasta la finalización de los comicios. Asimismo, las empresas o consultoras que pretendan dar a conocer sondeos deberán inscribirse en un registro oficial.

Igualmente, se impide al gobierno la difusión de actos que pudieran apuntalar a un candidato.

Comentá la nota