Habrá un doble incentivo para el blanqueo de trabajadores

Se condona la deuda acumulada y se pagan menos cargas sociales durante dos años.
El régimen de blanqueo laboral -que rige desde el lunes- ofrece un doble beneficio para los empleadores que regularicen a sus empleados: se les condona la deuda acumulada y pagan menos cargas sociales hacia adelante.

Así, quienes regularicen a un trabajador informal o tomen uno nuevo por encima de la nómina declarada al 30 de noviembre de 2008 tendrán durante los siguientes 24 meses una reducción sobre determinadas contribuciones patronales, como jubilación, PAMI, asignaciones familiares.

Esa rebaja será de 50% durante los primeros 12 meses y de 25% en los 12 meses siguientes.

No tendrán reducción las contribuciones a la obra social o a las ART.

Además quien regularice hasta 10 trabajadores por empresa se beneficiará con la extinción de la deuda tanto de capital como por intereses, multas, infracciones y sanciones de cualquier naturaleza, correspondientes a dicha regularización, firmes o no y que no hayan sido pagadas o cumplidas con anterioridad al 24 de diciembre de 2008. O sea, con un costo cero.

A esos trabajadores, la Seguridad Social les reconocerá hasta 60 meses de servicios con aportes para tener derecho a la Prestación Básica Universal (PBU) del sistema previsional y al seguro de desempleo.

La regularización puede incluir la rectificación del sueldo real o de la fecha real de inicio de la relación laboral.

Los empleadores que regularicen a más de 10 trabajadores, deberán cancelar las obligaciones en concepto de aportes y contribuciones hasta noviembre de 2008, a partir del trabajador número 11. La deuda se mantiene pero podrá ser cancelada con un plan de hasta 120 cuotas mensuales, a una tasa de interés anual del 6%.

Estos beneficios se mantendrán mientras los empleadores no disminuyan la plantilla de trabajadores durante 2 años, hasta agosto de 2011. Y en tanto no se constate que no blanquearon a todo el personal o siguen teniendo trabajadores en negro.

Pero si por cualquier motivo (fallecimiento, despido o renuncia) hubiera una disminución en la plantilla de personal, dentro de los 90 días el empleador deberá reponer con nuevo personal las bajas que se produjeron -como condición para continuar manteniendo el beneficio-.

Según el INDEC, casi el 40 por ciento de los trabajadores -esto representa más de 4 millones de asalariados- está en negro.

Comentá la nota