“Habrá desilusionados con Obama”

El prestigioso lingüista y teórico político estadounidense Noam Chomsky advirtió ayer en San Pablo, Brasil, que “habrá muchos desilusionados” con las políticas del próximo presidente de Estados Unidos, Barack Obama, tras mostrarse sorprendido por la conformación del futuro gabinete. “Aquellos que eligieron ilusionarse sin duda van a quedar desilusionados”, dijo Chomsky en una entrevista que le dio al diario brasileño Folha de Sao Paulo el día en que cumplía 80 años.
Pese a su enorme contribución a la ciencia del siglo XX, fuera del ámbito académico, Chomsky es mucho más conocido por su activismo político y sus duras críticas a la política exterior de Estados Unidos y del Estado de Israel. Chomsky, famoso por sus posiciones de izquierda, sin embargo dijo que “no es culpa de Obama”, pues él “nunca se presentó como otra cosa más allá de un demócrata familiar de centro, del molde de Bill Clinton”. El teórico político se mostró además sorprendido por la conformación del gabinete de la futura administración, y subrayó que “si bien no esperaba mucho” quedó “sorprendido” por la designación de Hillary Clinton como secretaria de Estado y la permanencia en el Departamento de Defensa del secretario Robert Gates.

Ambas designaciones, explicó el profesor emérito de Lingüística en el Instituto de Tecnología de Massachusetts (MIT), son tan indicativas del “no cambio” y la “no esperanza” que Obama se sintió obligado a explicar que su gobierno tendrá la base en la experiencia y en la visión. “Eso debe confortar a los incrédulos”, dijo el profesor.

En junio de este año, el activista político vaticinó que los demócratas obtendrían mayoría en el Senado y en el Congreso bajo el liderazgo de Barack Obama, pero que el republicano John McCain ganaría las presidenciales. Las dos razones que esgrimía eran el racismo que subsiste en la sociedad norteamericana, sobre todo en el sur del país, y la falta de escrúpulos de los republicanos a la hora de descalificar a sus rivales. En la entrevista, Chomsky criticó además duramente el sistema estadounidense de construcción mediática de candidatos. “La industria de las relaciones públicas, que promueve vender candidatos de la misma forma que vende mercaderías, dio su premio anual en la categoría mejor marketing a la venta de la ‘marca Obama’”, dijo el lingüista. Este modelo –continuó– “es muy claramente no democrático, un tipo de dictadura por elección, una construcción política en la cual el público –observadores intrusos e ignorantes– son espectadores de acción y no protagonistas”. Chomsky atribuyó la victoria de un afroamericano por primera vez en la historia de Estados Unidos, “al activismo de los años ’60, que tuvo un efecto civilizador”.

Comentá la nota