No habrá desabastecimiento de carne en La Rioja mientras no haya cortes de ruta

A fin de medir las posibles consecuencias del paro agropecuario en La Rioja, DERIOJANOS.COM.AR realizó un recorrido por varias carnicerías de la Capital y sus propietarios aseguraron que "no habrá desabastecimiento de carne mientras no haya cortes de ruta" por parte de los ruralistas, quienes mantienen latente la amenaza de "los cortes".
Las carnicerías riojanas se abastecen mayormente de frigoríficos de Córdoba y también compran en los dos centros de distribución que funcionan en la ciudad. En Buenos Aires el impacto de la falta de carne podría a comenzar a sentirse desde este lunes. En reclamo políticas para el sector, el campo inició un paro de 7 días que se extenderá hasta el viernes.

En diálogo con DERIOJANOS.COM.AR, los propietarios de carnicerias locales estiman que el paro del campo no provocará "un desabastecimiento de carne en La Rioja" porque los frigoríficos están enviando la mercadería con normalidad.

Pero al mismo aseguran que "un posible corte de rutas ocasionaría problemas" de abastecimiento, aunque dejaron en claro que los dos frigoríficos locales pueden proveer de la mercadería necesaria.

Paro a nivel nacional

Desde la medianoche del viernes y con asambleas, concentraciones y maquinaria al costado de las rutas más importantes del país, el sector agropecuario comenzó una nuevo lock-out contra lo que considera "la indiferencia" del Gobierno y la falta de políticas que viene reclamando.

El impacto más fuerte lo recibieron las plazas granarias, donde la inactividad fue total y sólo operaron los mercados electrónicos, sin referentes en los recintos de ninguna de las Bolsas de Cereales ni Mercados a Término del país.

En Liniers, en tanto, el impacto del lock-out comenzará a sentirse desde el lunes, ya que se esperan ingresos magros de vacunos, debido a que este viernes el ente operó con normalidad pues las haciendas rematadas ingresaron hasta anoche a las 22.

Este nuevo plan de lucha sectorial contra la política oficial para el campo, se cumplió con alto grado de acatamiento en las principales regiones productivas del país, donde se realizaron decenas de asambleas con epicentro en el ámbito bonaerense, aunque la paralización también resintió con fuerza las actividades en Córdoba, Santa Fe, Mendoza, Entre Ríos y La Pampa.

Centenares de productores se apostaron a la vera de las rutas, donde realizaron asambleas deliberativas y no se descarta que en Buenos Aires, por lo menos, se defina una extensión de la protesta rural.

A lo largo del día no se registraron cortes de rutas, pero se intensificaron los controles de cargas que circulaban rumbo a centros de comercialización, aunque algunos dirigentes, como Alfredo de Angeli, advirtieron que si desde el Gobierno alguien sale a cuestionar esta protesta "legítima", los chacareros "se volcarán inmediatamente a las rutas".

El clamor generalizado de los productores pasó por difundir, por cuanto medio tuvieron a su alcance, el grado de "bronca acumulada" que sienten, así como que están dispuestos a "no moverse" de los improvisados campamentos que levantaron al costado de las rutas.

A pocas horas de haberse iniciado el paro, los chacareros ya comenzaron a pedir que la protesta se extienda, por lo menos hasta el 8 de setiembre, cuando se conmemora el Día del Agricultor, una iniciativa que "se aplicará en Charata, donde además de la pobreza, la descapitalización y la sequía, seguimos soportando presencia de dengue", sostuvo el vicepresidente de la FAA, Pablo Orsolini.

Al profundo malestar que expresaron los productores, provocado por el veto parcial a la ley de Emergencia Agropecuaria, se suma una extensa lista de reclamos de vieja data, ya que además de la rebaja de retenciones y la apertura de las exportaciones, el agro nacional pide incentivos a la ganadería y la lechería.

Culpan, además, a la "indiferente política kirchnerista para el agro" de la estrepitosa caída que tuvieron las últimas producciones de granos y oleaginosas, junto con las reservas ganaderas.

Los integrantes de la Mesa de Enlace ratificaron que recorrerán el país mientras se extienda la protesta, así como que participarán de asambleas y movilizaciones, en un intento, además, de evitar desbordes de parte de los chacareros.

Así, Mario Llambías (CRA) y Alejandro Delfino (SRA), estarán en Salta durante el fin de semana; el viernes 4 de setiembre, De Angeli encabezará una "gran asamblea" en el kilómetro 53 de la ruta 14, desde donde el dirigente saltó a la política nacional, y el domingo 6, Hugo Biolcati (Rural), estará en la tribuna ruralista de la exposición agropecuaria de Corrientes.

Chacareros apostados en las rutas, hasta donde llevaron maquinaria agrícola y equipos, también recurrieron a la quema de neumáticos al costado de las rutas y consideraron, esta vez desde el nuevo epicentro del paro, en Olavarría, que si la adhesión es alta, no se descarta extender el cese de comercialización.

Comentá la nota