Habrá control estricto de vacunación en escolares.

Los pediatras intentarán hacer un control estricto del esquema de vacunación de los alumnos que ingresan al nivel primario de educación, según anunció el doctor Hugo Talani, de la Sociedad Argentina de Pediatría.
Además, el médico analizó que los índices de vacunación no son óptimos en otras edades, como los refuerzos de 18 meses, 11 y 18 años.

“Desde siempre el calendario del programa nacional de vacunación es el mejor que posee el Ministerio de Salud de la Nación respecto a la prevención de enfermedades”, señaló el profesional, remarcando que “tener todas las vacunas al día evita las formas más graves de estas enfermedades, en el contacto con sus pares”.

“El chico se controla muy bien hasta el año de vida, pero cuando vienen los refuerzos a los 18 meses, a los 6 y 11 años, se va perdiendo la continuidad y el calendario de vacunación”, apuntó, explicando que “las vacunas tienen caducidad y si uno no atiende los refuerzos, van perdiendo la inmunidad que confiere este tipo de protección”.

Talani sostuvo que “este año será estricto el ingreso escolar a 1º grado, porque queremos que los chicos tengan un nivel alto de vacunación. Se estima bueno en un 90% e ideal por encima del 95%”.

Incompletas

Por otra parte, el pediatra analizó que “los padres por distintas razones no hacen consultas y controles entre los 5 y 6 años, pierden la continuidad del calendario de vacunación y llegan al ingreso escolar con vacunas incompletas”.

“Algo que crea confusión es que se piensa que el chico debe cumplir 6 años para el ingreso escolar, pero las vacunas ya se hacen a partir de los 5 años y medio”, sostuvo.

Asimismo, dijo que “en Junín, las vacunas se colocan en todos lados. Al excluirse la segunda dosis de BCG, que se hacía solamente en el Hospital, hoy el resto puede aplicarse en cualquier unidad sanitaria y en el Hospital. Con esto, no hay que hacer colas ni hay esperas para llevar al chico”.

Las vacunas

El pediatra contó que “a partir de los 5 años y medio se hace un refuerzo de la triple bacteriana, que es importante por el tétanos y la tos convulsa, porque hemos tenido brotes en el último año. También hay un refuerzo para la triple viral (sarampión, paperas y rubéola) y un refuerzo de Sabin. Esto es muy importante porque es una continuidad de lo que se hizo en los primeros años de vida”.

“La vacunación incompleta no confiere una alta inmunidad, el chico está más vulnerable, con posibilidades de adquirir formas más importantes de esta enfermedad. Está garantizado que dos dosis de triple viral evita el sarampión, pero con una sola es posible que se contraiga la enfermedad”, apuntó.

Por otra parte, explicó que “con la triple bacteriana tenemos un esquema completo para el tétano, así que ante cualquier corte o herida no es necesario aplicar la antitetánica”.

Menos vacunas

Talani observó que “en estos momentos, tratamos de optimizar a todas las edades, no sólo en la vacunación. Tenemos índices por debajo de lo óptimo que es el 95%, para los refuerzos de 18 meses, el ingreso escolar, 11 años (hepatitis B) y 18 años (doble adulto)”.

“En estos grupos etarios es donde más vulnerabilidad tenemos respecto a la vacunación”, reseñó.

Comentá la nota