Habrá un centro de convenciones y 120 habitaciones de alta categoría

Los inversores tendrán beneficios impositivos.
Con una inversión de U$S 40 millones, el proyecto del hotel Sheraton prevé la construcción de un coqueto edificio en la esquina de avenida Soldati y Honduras, frente al parque 9 de Julio.

Para hacer viable el acuerdo, la Legislatura sancionó un proyecto de ley por el cual el Gobierno vende en $ 5 millones el terreno (pagadero a cinco años, con dos de gracia, sin intereses). Además, esa autorización legislativa establece que el Estado se compromete a reintegrar el 30% de la inversión (el monto máximo que se devolverá a la parte privada es de 11 millones de dólares), por medio de certificados de crédito fiscal que podrán ser transferibles a terceros.

Con esos valores podrán cancelarse impuestos y gravámenes provinciales. El beneficio empezará a correr luego de que sea certificada la efectiva construcción de la estructura de hormigón del edificio, hasta el quinto piso. En esa instancia, se podrá entregar un certificado adicional por acopio de materiales por 500.000 dólares.

También se concede una exención de tributos provinciales durante 15 años, que podrá extenderse por otros cinco años. Esta disposición es la que se denomina "estabilidad tributaria", según lo prevé la Ley 7.886, de promoción de las inversiones.

Juegos de Azar

El Sheraton podrá contar con una sala de juegos de azar. Sin embargo, se especificó que, en caso de instalar las maquinitas, esa actividad no gozará de la desgravación impositiva, ni tampoco del beneficio del crédito fiscal.

Paralelamente, la Legislatura especificó que la compra del terreno no será considerada como parte de la inversión, de modo que tampoco podrán emplearse los certificados de crédito fiscal como parte de su pago.

La Provincia entregará a los inversores la escritura del terreno de Honduras y Soldati, donde funciona las dependencias de la Dirección Provincial del Agua (DPA). La firma inversora, a su vez, constituirá un gravamen hipotecario de primer grado, a favor del Estado, en calidad de garantía. Si pasados los 60 meses no terminó la obra, el Gobierno podrá ejecutar esa hipoteca por el monto de daños y perjuicios que determine la Justicia.

La autorización para que el Poder Ejecutivo celebre un convenio con los empresarios que instalarán el hotel en la capital fue aprobada el 18 de diciembre de 2008 por la Legislatura. En aquella sesión, quedó registrado el voto de 40 legisladores oficialistas (no estuvieron presentes Jorge Mendía, Paula Khoder, José Alberto Cúneo Vergés y Alberto Conte).

En el recinto, la oposición había cuestionado la iniciativa por considerar que se beneficia a un particular, en vez de aplicar una ley marco y en condiciones de igualdad para todos los interesados.

El emprendimiento tendrá 120 habitaciones y un lujoso centro de convenciones con capacidad para 1.200 personas.

Comentá la nota