Habrá cambios en el proceso de selección de jueces provinciales

El nuevo sistema implementado en 2007 por el actual gobierno recibió críticas de distintos sectores. El gobierno se comprometió a revisarlo para hacerlo más eficiente, sin resignar transparencia y calidad.
La conformación de los jurados se hará sobre una base más amplia de integrantes disponibles, abogados y magistrados participarán de las entrevistas, y se podrá convocar a concursos para vacantes previstas, pero aún no producidas.

Estos son algunos de los cambios con los cuales el Poder Ejecutivo busca mejorar el desempeño del Consejo de la Magistratura en el proceso de selección de jueces, fuertemente cuestionado desde los colegios de Abogados y Magistrados por su lentitud, y en reclamo de mayor participación.

Precisamente, la incorporación de representantes de estos dos estamentos a la instancia de las entrevistas públicas es uno de los cambios implementados por el gobernador Hermes Binner a través de un decreto, que recoge algunas modificaciones ya puestas en marcha -como los concursos múltiples- y produce otras, cumpliendo con el compromiso de revisar el sistema tras su reformulación en 2007, y atendiendo a la ronda de diálogo realizada durante el año pasado.

Cómo funciona

El modelo hace hincapié en la capacidad técnica de los aspirantes y en su compromiso con el estado de derecho, y en la elección por sorteo de los jurados para cada concurso. En primer lugar, un comité evaluador, conformado por un integrante del Colegio de Abogados, otro del Colegio de Magistrados y otro de las universidades públicas, evalúa el aspecto técnico de los aspirantes.

Tras el análisis de los antecedentes y una prueba de oposición, surge una terna. Luego hay un examen psicotécnico y por último entrevistas públicas con participación ciudadana para evaluar el compromiso de los postulantes con los principios constitucionales y los derechos humanos. El comité entrevistador integrado por el Secretario de Justicia y por representantes de las universidades- no puede modificar la terna sino sólo, y de manera fundada, el orden de mérito.

Modificaciones

La nueva norma introduce a este modelo algunas modificaciones, que incluyen:

- La exigencia de imparcialidad a los jurados al evitar que actúen en la circunscripción donde normalmente realizan sus actividades.

- La inclusión en los sorteos de todos los integrantes de las distintas listas vinculadas a la competencia del cargo que motiva el concurso, excepto los referidos en el párrafo precedente, los que integren la lista de otro estamento respecto al mismo sorteo y los que se encuentren en situación de recargo de tareas.

- La incorporación en el cuerpo Colegiado Entrevistador de los jurados propuestos por los dos estamentos que estaban excluidos, es decir los Colegios de Abogados y el de Magistrados y Funcionarios del Poder Judicial.

- La participación en la entrevista pública de un mayor número de concursantes, a fin de aumentar la posibilidad de que la propuesta a elevar al Poder Ejecutivo sea de tres candidatos, frente a situaciones imprevisibles como la renuncia de alguno de ellos.

- Se permitirá la convocatoria del concurso frente a vacantes que sean ciertas pero futuras, a fin de ahorrar tiempo.

- Las personas físicas y jurídicas podrán presentar antecedentes de naturaleza objetiva y acreditados referidos a los postulantes y que entiendan sean pertinentes para su evaluación en el concurso, incluso respecto del compromiso del candidato con el servicio de justicia. Estos antecedentes podrán ser tomados en cuenta por el Tribunal Colegiado Entrevistador, tanto respecto al contenido de la entrevista como al expedirse sobre el orden de mérito definitivo.

- Los exámenes de antecedentes y oposición podrán corregirse el mismo día en que se realiza la prueba.

- Para evitar una permanente movilización en el ejercicio de la magistratura, se excluirán los candidatos que habiendo recibido acuerdo legislativo para un cargo definitivo como magistrado no se hayan desempeñado al menos tres años en el mismo.

Comentá la nota