Habrá 23 boletas; el PJ lleva nueve y tres los K.

Unión por Córdoba y Frente para la Victoria son las que utilizan el cuestionado mecanismo de la sumatoria de votos.
Con la sorpresa de la inclusión de la hija de Olga Riutort en la lista del kirchnerismo, la última incógnita que se develó al cierre del vencimiento de plazo para presentar las candidaturas, fue que la coalición oficialista Unión por Córdoba llevará nueve listas en sumatoria.

A la medianoche, 23 agrupaciones presentaron boletas, aunque en realidad habrá 13 listas de candidatos. Esto es porque la gobernante coalición justicialista Unión por Córdoba y el kirchnerista Frente por la Victoria decidieron usar el cuestionado mecanismo de la sumatoria de votos.

Unión por Córdoba está integrada por 17 partidos, los cuales todos presionaron para ir con su propia lista. Para tratar de evitar los cuestionamientos de la oposición, el gobernador Juan Schiaretti solicitó que fueran la menor cantidad posible: finalmente serán nueve las listas del oficialismo en el poblado cuarto oscuro, para las elecciones del 28 de junio.

La oposición ya descarga críticas contra el PJ, que impulsó la eliminación de la sumatoria en Córdoba mediante la reforma política y ahora será el único que utilizará este mecanismo en los comicios legislativas.

Luego de arduas negociaciones, el armado de las listas del PJ trata de reflejar el predominio territorial en los principales departamentos del interior. A excepción de Eduardo Mondino y de la ruralista Elena Garnero, quienes fueron elegidos por el gobernador, sin dejarse llevar por la interna partidaria, detrás hay representación territorial.

El departamento San Justo está representado por Evelina Feraudo, como segunda candidata a senadora, y Río Segundo por Francisco Fortuna. Mientras. el influyente legislador Domingo Carbonetti impuso al ex intendente de Bell Ville, Nelson Ipérico, como tercero en la lista de diputados. En el departamento Unión el PJ tiene un aplastante predominio. El lugar de Iperico estaba reservado para el villamariense Raúl Costa, pero finalmente Carbonetti impuso su postura.

Mientras que la esposa del gobernador, Alejandra Vigo irá en cuarto lugar, como la primera representante del PJ de la Capital. Después va Costa y Diego Passerini, en representación del departamento Marcos Juárez.

En tanto, por Río Cuarto, el ministro de Agricultura, Carlos Gutiérrez, ocupa el primer lugar como candidato a senador suplente.

Novedades K. En el armado kirchnerista, la cabeza de diputados no fue finalmente ni para la peronista Patricia Vaca Narvaja, ni para el giacominista Francisco Delich. La pulseada, que se extendió por más de 20 días, se saldó con la figura de la gremialista docente Carmen Nebreda, que dejó a ambos sectores conformes.

Si bien es peronista –un perfil que resistía Daniel Giacomino– tiene buena llegada a los votantes de clase media y a sectores sindicales.

En el segundo y el tercer cargo, donde revistan Horacio Viqueira y Alejandro Teijeiro, se optó por equilibrar la lista, involucrando, respectivamente, al giacominismo y a los intendentes radicales K.

Pero sin dudas que la mayor movida estuvo dada con la inscripción de María Victoria Flores (hija de Olga Riutort) , como senadora, detrás de Eduardo Accastello. Ese tramo se completó con otros dos dirigentes de extracción peronista: el intendente de Leones, Fabián Francioni y Ana Fernández, ex funcionario de Educación de la Provincia.

Juecistas sin sorpresa. En el caso del Frente Cívico, casi no hubo sorpresas respecto a lo que se había anunciado hasta el viernes.

Más aún: el nivel de distinción en esa fuerza era tal, que, lejos de esperar a último momento, el apoderado Ernesto Martínez presentó las listas a las 10.30. A último momento se sumaron la jefa de los concejales capitalinos del Frente Cívico, Graciela Villata, como segunda suplente para senadora, y Alcira Zacconi, una productora rural de Bell Ville, como octava diputada.

El propio Juez encabeza la propuesta en senadores, acompañado de Norma Morandini, mientras que Gumersindo Alonso y Susana Mazzarella son los dos primeros para diputados.

Cupo en la UCR. En el radicalismo, que fueron los últimos en presentarse en la Justicia Electoral, hubo un nuevo escándalo interno, cuando la junta electoral partidaria revisó su decisión de que el segundo lugar sea para una mujer y ubicó allí a Hipólito Faustinelli. El dirigente del sector de Miguel Nicolás desplazó a la angelocista Gladys Espíndola, lo que generó malestar en el ex gobernador.

El Congreso partidario había consagrado segundo al nicolasista Faustinelli, actual titular provisorio de la UCR, pero la Junta lo bajó al tercero para respetar la carta orgánica y el cupo femenino. Ayer, apareció un integrante de la Junta partidaria que estaba con una enfermedad grave y logró torcer el orden.

Más allá de estos avatares internos, la dirigente María Teresa Morini presentará una impugnación en la Justicia Federal al considerar que se violenta el cupo femenino. Presentaciones anteriores de esta dirigente lograron cambiar el orden.

Comentá la nota