Habrá aumentos de expensas, prepagas y transporte después de las elecciones

Habrá aumentos de expensas, prepagas y transporte después de las elecciones
Algunos sectores anticiparon subas desde julio, mientras que otros intentarán aplicarlas a partir de agosto. Es por la inflación y reclamos salariales
El mensaje oficial a gremios y prestadores de servicios masivos fue claro: no aplicar aumentos de precios que embarren la cancha en la previa de las elecciones del 28 de junio, donde el kirchnerismo someterá a una prueba de fuego su poderío en las urnas, intacto desde 2003. Pero el escenario cambiará el día después.

Sucede que muchas de las principales cargas de la clase media, como las expensas, los servicios de salud y el transporte público de media y larga distancia sufrirán aumentos luego de las elecciones. Y si bien no están confirmadas subas en otros rubros, como naftas, gasoil o electricidad, hay fuerte presión para que eso ocurra.

En todos los casos, las empresas justifican aumentos por incrementos en salarios, ajustes por inflación o cuestiones estacionales, como en el caso del gas.

En muchos sectores, además, apuntan otro factor: la posible eliminación de subsidios del Estado, en casos como la electricidad y el transporte de pasajeros. Eso ocurrió en noviembre de 2008 y ocasionó subas exponenciales en la boleta de luz.

Las empresas de medicina prepaga fueron una de las primeras en confirmar los aumentos, que rondarán un 12% y comenzarán a aplicarse los primeros días después de las elecciones. Se trata del tercer ajuste en el año –sumará más de 30% en 2009– y tendrá como destino hacer frente a negociaciones sindicales. "Nuestro reclamo será una mejora del 20%", explicó días atrás a El Cronista Carlos West Ocampo, titular del gremio de la Sanidad.

Otra suba confirmada regirá en las expensas, que se ajustarán un 11 por ciento. Eso se debe al aumento salarial de 20% que recibirán los encargados de edificios de acuerdo con la paritaria que cerraron la semana pasada. En la práctica, se trata de la tercera suba en las expensas en lo que va del año (en febrero fue por aumento de luz y en marzo por un plus para encargados).

Empresarios del transporte de larga distancia esperan retoques en la tarifa, que debe aprobar el Gobierno, entre septiembre y octubre. "En septiembre nos sentamos a negociar con el gremio. Desde ese mes se cae el acuerdo por suma fija ($ 400) y hay que ver qué piden para determinar los ajustes", explicó un alto empresario del sector que pidió reserva. Hasta el momento, los dueños de micros aplicaron una suba promedio de un 8% "para corregir la inflación".

Las empresas de colectivos de media y larga distancia firmaron en marzo un acuerdo con el gremio que vence en agosto. En el Gobierno les aseguraron que no podrían aplicar ajustes tarifarios antes de las elecciones, por lo que tras la ida a las urnas se espera la reanudación de paritarias que posiblemente deriven en un aumento del boleto.

En el sector petrolero, en tanto, nadie cree que el precio de las naftas y el gasoil se mantenga congelado hasta fin de año. "Algunas empresas esperan una suba de un 20% el valor de los combustibles hasta fin de año", explica un empresario del sector. La presión sobre los combustibles llega desde diversos flancos. Esso, YPF, Shell y Petrobras pagan el petróleo que refinan en dólares, por lo que cualquier variación con respecto al peso las obliga a ajustar los precios en los surtidores. "Esa es la cuestión por el precio de los combustibles", reconocen en una de esas firmas.

Además, las provincias que producen el crudo reclaman un aumento en el precio de la materia prima para aumentar las inversiones de las petroleras. Y las propias empresas tienen problemas con sus cuentas. Por ejemplo, YPF, que en los próximos días anunciará una fuerte inversión para producir más naftas y gasoil, recortó un 58,6% sus ganancias en el primer trimestre.

Las eléctricas también están en la lista. "Por el momento se acordó con el gremio una suma fija, y aún no recibimos ajustes por inflación este año", avisan en una de las compañías.,

Los clientes de las gasíferas, como Gas Natural Ban, ya pagan gas con aumento. Pero por la implementación de los ajustes –a mayor consumo la tarifa es más alta– recibirán el mayor golpe en el invierno. "Con los últimos aumentos, las boletas más altas serán las de agosto y septiembre", reconocieron en una de las firmas más grandes del país.

Comentá la nota