Habrá audiencia pública por yacimiento de cobre

Se analiza un segundo informe de impacto ambiental presentado por la empresa que quiere explotar el yacimiento de cobre en el cerro Campana Mahuida. El primero fue rechazado.
El gobierno neuquino convocará a una audiencia pública antes de definir la habilitación para la explotación de cobre en Campana Mahuida de la firma Emprendimientos Mineros SA.

Así lo informó la dirección neuquina de Minería, que está en pleno proceso de análisis del segundo informe de impacto ambiental presentado por la empresa, después de haber rechazado un informe inicial por imprecisiones en el documento.

El gobierno dejó en claro que de aprobarse el nuevo documento, la legislación “prevé la realización de una audiencia pública para que los pobladores de la zona donde se desarrollará el proyecto puedan hacer consultas sobre su impacto ambiental a los responsables de la empresa”.

Carlos Portilla, director provincial de Minería, explicó que el primer informe de impacto ambiental que presentó la empresa fue desestimado porque “no se ajustaba a las formalidades de presentación” y también porque “la información que contenía era insuficiente”.

Indicó que, “como un informe de impacto ambiental es un documento que tiene carácter de declaración jurada, todo lo que allí se explica justamente es un compromiso en cuanto a las acciones que se deben realizar para remediar el ambiente una vez finalizado el proyecto; de manera que debemos ser muy cuidadosos de que esa declaración jurada contenga realmente todas las cuestiones relativas a garantizar la preservación del medio”.

El funcionario informó que la empresa presentó un segundo informe, más detallado, que está en evaluación para determinar “si cumple con la formalidad y con la cantidad y calidad de información necesaria”.

“Lo que permitamos hacer a partir de ese papel que se presenta es el compromiso que queda escrito y expresado con respecto a las obligaciones que la empresa tiene con el ambiente, así que somos sumamente cuidadosos en esta instancia”, justificó.

Añadió que, según la legislación vigente, “el paso siguiente es llamar a una audiencia pública para que el público conozca sobre el proyecto, a la vez que formule las preguntas y se saque todas las dudas sobre ello y, si la audiencia pública es exitosa, aunque no sea vinculante, se procede a emitir la declaración de impacto ambiental, que es un documento que habilita a comenzar con las tareas en el terreno”.

Aclaró que, “en esta primera etapa no podemos hablar de explotación; esta etapa del proyecto es una exploración para definir cantidad y calidad de mineral de cobre, es lo que se conoce como reserva, a la vez que los límites del yacimiento”. Agregó que luego, en base a los datos que se obtengan y si la factibilidad técnica del mercado así lo indica, “se van a poder diseñar para una próxima etapa las tareas de explotación”, que estarían a cargo de la misma empresa.

Comentó que “hay toda un sensación de que la minería va a destruir, que es mala, que la minería es igual a muerte y demás”, que se debe a que “ésta, como cualquier otra actividad, al no ser conocida, genera este tipo de situaciones y la gente a lo mejor no sabe o desconoce la importancia que tiene la minería para la vida diaria de todos nosotros”.

“Los elementos que diariamente utilizamos, desde el tenedor hasta el automóvil, el celular, la mesa o la silla, la casa, el piso; todo, absolutamente todo, sería imposible si la minería no desarrollara su actividad como corresponde”, expresó.

Comentá la nota