Habló por primera vez uno de los espías del caso Watergate

Estuvo acusado de participar en uno de los escándalos políticos – periodísticos más grandes de la historia. Dijo lamentar haber sido parte de la partida forzada del presidente norteamericano Richard Nixon
"Yo quería derribar a Castro y desgraciadamente derribé al presidente que nos estaba ayudando, a Richard Nixon", dijo Eugenio Rolando Martínez para el diario español El mundo, a sus 86 años.

Fue parte del caso 'Watergate' y dijo lamentar haber perdido esa batalla. Nacido en Artemisa, Cuba, tuvo que exiliarse. Regresó a su país y huyó de la revolución de Fidel Castro para volver a sufrir una nueva derrota en el intento de invasión de Bahía Cochinos, en 1961.

Pero lo que lo convirtió en "un lamento", como él mismo se describe, ocurrió la noche del 17 de junio de 1971 a las 2.30 horas de la madrugada. Rolando Martínez, alias 'Musculito', era detenido junto a Virgilio González, Bernard Baker, James McCord y Frank Sturgis en el interior de las oficinas del Comité Nacional Demócrata, en el complejo de edificios 'Watergate', en Washington.

"Íbamos a robar documentación que demostrara que Castro estaba financiando la campaña del demócrata McGovern". "Al principio investigamos a todo el mundo que quería entrevistarse con Nixon", asegura.

En medio de esta frenética actividad surge la primera incursión en la sede demócrata. "Fotografié un gran número de documentos e instalamos los micrófonos, pero nos obligaron a hacer una segunda visita".

Según el relato del cubano residente en Miami Beach, James McCord fue el que los traicionó. "James colocó una cinta adhesiva para que no se cerrara el pestillo de la puerta. Él entraba y salía, y una de las veces que regresó yo le hice una pregunta que luego se hizo famosa durante el juicio posterior: '¿Quitaste el 'tape'?'. Él me aseguró que sí. La cinta adhesiva fue lo que llamó la atención del vigilante de seguridad, que avisó inmediatamente a la policía".

Además McCord obligó a sus compañeros a apagar sus 'walkie-talkies'. Con lo que cortaron la comunicación con un agente que estaba vigilando desde el edificio de enfrente por si llegaba la Policía. El agente que quedó incomunicado era –según Martínez– pariente de McCord y "además, del Partido Demócrata".

En enero de 1973, los cuatro implicados se declararon culpables para evitar un juicio y no tener que testificar sobre los detalles de la operación. Fueron condenados por conspiración, robo y violación de las leyes federales sobre comunicaciones. Dos meses después, McCord escribió una carta al juez y el escándalo político que acabó con la dimisión del presidente Nixon se precipitó. McCord consiguió la inmunidad y Martínez sólo cumplió 15 meses de los 40 años a los que fue condenado.

¿Guarda usted rencor a Nixon? Cuando escucha la pregunta 'Musculito' –le pusieron ese mote en su juventud por su complexión atlética se pone en tensión. Mira al periodista desafiante y sentencia: "Nunca. Un presidente con esa responsabilidad no va a estar pendiente de unos cubanos...".

Comentá la nota