Habló el padre de Eluana: "Soy el único responsable"

La mujer murió ayer, tras pasar 17 años en coma. Su padre avaló la Muerte asistida de su hija. Berlusconi intentó impedirla desde el Parlamento.
Giuseppe Englaro, padre de Eluana quien murió ayer tras 17 años en estado vegetativo, asegura que "quiero que se sepa que yo soy el único responsable, fui yo que el que ha llevado esta historia hasta el fin".

Eluana Englaro murió ayer en una clínica de Udine, al norte de Italia, mientras el Senado debatía un proyecto de ley para prohibir la suspensión de la nutrición e hidratación que la mantenía con vida.

En tanto, la madre de la chica, Saturna, que actualmente está enferma de cáncer, también declaró en su día que "mi hija no aceptaba los cuidados sin fin y sin resultado, estar así lo consideraba una barbarie".

El responsable del equipo de voluntarios que llevaban el protocolo médico que pondría fin a la vida de Eluana, el anestesista Amato De Monte, fue el que avisó por teléfono a Englaro. "Sólo quiero estar solo", respondió el hombre.

Según los medios de comunicación italianos, que lo llamaban por teléfono, Giuseppe Englaro respondía con la misma frase y le oyeron llorar por primera vez en los once años de batalla legal por la eutanasia de su hija.

Giuseppe Englaro aseguró que "si mucha gente viera una fotografía de Eluana en la actualidad se callarían, pero no lo haré jamás".

Eluana pesaba 40 kilogramos, los brazos y las piernas las tenía encogidas, podía yacer sólo de lado porque con el vientre hacia arriba podía ahogarse por los líquidos que le fluían de un estómago atrofiado. Permanecía apoyada sobre el lado derecho del cuerpo lo que le causaba llagas y laceraciones en la piel, que tenía hasta en la cara.

Se le habían afilado las facciones del rostro y los párpados permanecían perennemente medio cerrados.

Los inspectores del Ministerio de Sanidad que la visitaron el viernes pasado no se imaginaban el deterioro que había sufrido Eluana.

Su padre agregó que "había hecho una promesa a Eluana y la he mantenido".

El pacto -según Englaro- se la hizo a su hija antes del accidente de tráfico que la postró en 1992, cuando su amigo Alessandro sufrió otro choque similar.

"Cuando volvió de su última visita a su amigo en coma me dijo que no quisiera jamás encontrarse en una situación así y me hizo prometer que ocurriera lo que ocurriera, nunca la abandonaría en ese estado", dijo Giuseppe Englaro.

Comentá la nota