Hablemos de fútbol.

Bianchi se juntará mañana con Basile para confirmarle que es el elegido. También llevará una carpeta con nombres de players que se van o pueden llegar. Ya se empieza a armar el nuevo Boca.
Qué falta para que Basile sea confirmado como el sucesor de Ischia? Esa famosa charla en la que Bianchi le comunicará que es el elegido. Como ambos son demasiado cuidadosos con la prensa y no les gusta la exposición, se dice que pactarán un encuentro mientras la Selección de Maradona esté jugando su partido de Eliminatorias contra Colombia. Y que será en un lugar secreto, lejos del asedio periodístico. Allí, no sólo hablarán de cuestiones relacionadas a la futura convivencia entre DT y manager y a pautas formales de trabajo. También van a hablar de fútbol. Sí. Si bien el Virrey ya anunció que no piensa meterse en cuestiones tácticas, esta vez intercambiarán nombres de jugadores que pueden irse o llegar al club. "Bianchi tiene una lista de posibles refuerzos, pero piensa consensuarlas con el técnico que él elija", le explicó un dirigente a Olé. Así que entre ambos harán una selección de nombres para el Boca que se viene.

En primer lugar, Bianchi dejará en claro lo que pretende de Basile: que mejore el vestuario y propicie un clima de armonía, y que exista un diálogo fluido entre ellos dos, lejos de algunos cortocircuitos que hubo con Ischia, a quien los dirigentes le cuestionaron no haberse acercado más al Virrey. En cuanto a esos pedidos, el Coco cuenta con algunas cosas a favor: tiene el respaldo de la mayoría del plantel, que lo prefiere según un sondeo realizado por Olé. Y mantiene una buena relación con Palermo y Riquelme, los dos principales referentes del grupo. Su personalidad es un punto que destacan todos, desde Bianchi hasta el último dirigente.

Comentá la nota