"Hablar de internas hoy es una estupidez y un justicialista no quiere ser estúpido"

Lo dijo el gobernador Gioja en el acto por los 193 años de la Independencia argentina. El claro mensaje fue dirigido a los justicialistas que ya comenzaron a mostrar aspiraciones personales de cara a 2011.
Ayer se realizaron los actos protocolares con motivo de conmemorarse los 193 años de la Independencia argentina. Por la emergencia sanitaria en la que se encuentra la provincia por la pandemia de la gripe A/H1N1, se desistió de realizar un desfile cívico militar como se acostumbra para la fecha. Sin embargo se celebró el Tedéum en el departamento Pocito, acto al que asistieron funcionarios de los tres poderes del Estado provincial, funcionarios municipales, entre otros.

En este marco y aprovechando la presencia de los medios de comunicación, el gobernador José Luis Gioja una vez más bajó líneas a los que ya están pensando en las urnas de 2011.

"Los justicialistas saben que el pueblo de San Juan los está mirando y hablar de internas hoy es lo más estúpido que pueda haber y yo creo que ningún justicialista quiere ser estúpido", dijo Gioja.

Ésta no es la primera vez que el Gobernador hace el comentario tratando de romper con cualquier intento de que se promueva una interna partidaria que le complique la gestión de gobierno. La bajada de línea la realizó en la última reunión de gabinete, en el Partido Justicialista y ahora en los medios de comunicación.

El comentario viene a colación de los roces que en los últimos días se vienen dando entre algunos justicialistas que con aspiraciones personales o con comentarios que responden a los análisis de los últimos comicios, generaron roces intensos en el ámbito político.

"Todavía nos quedan dos años y medio de gobierno y tenemos mucho por hacer, no nos podemos dar el lujo de meternos en una interna, eso quedará para más adelante", agregó el Gobernador, comentando también que los roces se potencian más cuando los comentarios se hacen en forma mediática.

De esta manera el Gobernador trató de poner paños fríos en el justicialismo y bajar los decibeles para mantener la unidad y favorecer la gestión. De todos modos y aunque la mayoría en el partido comparte el criterio del líder partidario, los anhelos personales se van develando y es inevitable que surjan disputas de cara a 2011.

Comentá la nota