De qué hablan los políticos cuando nadie los escucha

De qué hablan los políticos cuando nadie los escucha
De qué hablan los políticos cuando nadie los escucha

La Fragata, la ausencia de Garré y una subsecretaria casual

Un acto protocolar como es la ceremonia de zarpada de la Fragata Libertad despertó un silencioso malestar en la Armada. No pasó inadvertida la ausencia de la ministra de Defensa, Nilda Garré, en un acto tan tradicional e importante, que marca la partida de la fragata en su viaje de instrucción, este año reducido a la mitad por recortes presupuestarios. Además, en el almirantazgo sorprendió el excesivo apego a la vestimenta informal de la representante de la ministra, la subsecretaria de Formación, Sabina Frederic (foto), especialmente para una ceremonia protocolar de tal envergadura.

Seguidora de Baco. La diputada Patricia Bullrich fue muy requerida durante la caminata que Elisa Carrió y los candidatos de su sector organizaron el sábado en Barrio Norte. Ante cada consulta por el incidente que protagonizó y que la obligó a dejar su automóvil por conducir alcoholizada, Bullrich contestaba con una sonrisa. "Ahora resulta que no se puede tomar un vino en Buenos Aires", se quejaba, e insistía en que la noche del escándalo había tomado poco porque en la reunión a la que había ido habían puesto un tinto de "mala calidad". Carrió no se privó de tomarle el pelo: "De ahora en más, no me podés pedir que me vista mejor, porque a vos te lleva la policía".

Un plan poco original. La ministra de Producción, Débora Giorgi, anunció el lunes pasado con bombos y platillos en la Casa Rosada el lanzamiento del Programa de Acceso al Crédito y la Competitividad. Omitió un detalle: este plan de 225 millones de pesos financiado por el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) ya había sido lanzado en noviembre de 2007 por el entonces presidente, Néstor Kirchner, con su subsecretario de Pymes, Matías Kulfas.

La interna, a full. Las peleas entre la ministra de Salud y el resto del Gobierno se suceden a diario. Después que la ministra le prometió al gobierno de Córdoba 500.000 pesos, en Salud decidieron recurrir a una picardía por si Economía decidía desviar las remesas. Enfrentada con el ala dura del kirchnerismo, Ocaña decidió fraccionar el monto y mandarlo en pequeñas dosis, de modo que no pasara por el ministro Carlos Fernández, que responde a Néstor Kirchner. El dinero, según dijeron en Córdoba, llegó.

La foto que no fue. La noticia era una bomba. Elisa Carrió y Julio Cobos iban a juntarse finalmente para la foto, en un debate organizado por la Federación Universitaria Argentina, para analizar el futuro de la educación superior en el país. Pero la ilusión duró poco. Al mismo tiempo, desde las oficinas de Cobos y Carrió pusieron en duda la asistencia de sus respectivos jefes, luego de enterarse de que el otro también iría.

Comentá la nota