En off / De qué hablan los políticos cuando nadie los escucha

Albistur tiró la casa por la ventana

Dejó el poder. Pero no abandonó la buena vida. Enrique "Pepe" Albistur festejó anteayer sus 62 años (y de paso el alejamiento del Gobierno), con una exclusiva fiesta en su millonaria y nueva casa en el country Grand Bell, de City Bell. Alrededor de la enorme pileta, donde se centró el festejo, hubo sushi y langostinos toda la noche, champagne y música hasta altas horas de la madrugada, en manos del histórico disc jockey Alejandro Pont Lezica.

Algunos residentes del exclusivo barrio no ocultaban ayer su molestia por la música alta que rompió la tranquilidad de la noche. El propio Albistur estuvo el sábado por la tarde supervisando la colocación de las luces y el sonido en el amplio solárium de la casa de más de 700 metros cuadrados. La sorpresa para muchos de los más de 200 invitados fue la presencia del ex vocero presidencial Miguel Núñez, que ahora volvió a cobijarse en el poder de la mano de Néstor Kirchner. Enemigos declarados durante sus años de compañeros en la gestión, parece que Albistur y Núñez se reconciliaron al abandonar el poder. Hubo mucha presencia kirchnerista aportada por el ministro de Justicia, Julio Alak; el secretario general de la Presidencia, Oscar Parrilli, y el secretario de Cultura, Jorge Coscia. Entre los "ex" del Gobierno apareció también el ex ministro y frustrado embajador en el Vaticano Alberto Iribarne. Y claro, estuvieron los clásicos amigos de "Pepe", como el histórico encuestador del PJ Julio Aurelio y los actores y habituales animadores K Coco Silly y Daniel Aráoz.

Con cara de piedra

Hugo Moyano prepara su gran día de mañana. Volverá a bañarse de multitudes en el acto por el Día del Camionero que encabezará en Vélez Sarsfield y tendrá la ocasión de ratificar su fe kirchnerista y de canjearla por otro renovado apoyo al modelo sindical de la CGT. Pero sobre todo espera la inauguración del Sanatorio Antártida, que su gremio remodeló después de haber gastado unos cuantos millones en comprarlo. En ese acto espera contar con Néstor Kirchner y la Presidenta. El matrimonio podrá ver el lustroso busto de sí mismo que Moyano descubrirá en la entrada del hospital del barrio de Caballito. Sus rivales de "los Gordos" ya lo despedazaron con sus críticas cuando se enteraron de este detalle y le atribuyeron "un mesianismo colosal".

Faltazo con explicación

Cristina Kirchner faltó el viernes a la muestra del Día Nacional del Tango en los patios internos de la Casa Rosada. Hizo esperar a artistas, diplomáticos y otros invitados durante dos horas. Debía llegar a las 11. A las 13, Oscar Parrilli la disculpó. "No podrá venir por reuniones de trabajo". Los encuentros reservados eran con Aníbal Fernández y otros funcionarios. Tema: la crisis política en la provincia de Buenos Aires. Pero al día siguiente voceros de Aníbal Fernández dieron otra versión. "No era prudente su presencia en un acto de ese tipo cuando a la misma hora se realizaba en Pergamino el sepelio de la familia Pomar", dijeron en la Jefatura de Gabinete. En el acto se iba a homenajear al músico Horacio Salgán. Cinco diplomáticos se retiraron molestos ante la ausencia de la Presidenta. Entre los artistas estuvieron Leopoldo Federico, Ben Molar, Adriana Varela, Lito Vitale, Horacio Ferrer, Amelita Baltar, Horacio Fontova y la familia de Roberto Goyeneche, muchos de los cuales luego subieron al despacho presidencial a saludar a Cristina.

Inmobiliaria Nosiglia

La lucha por los despachos en el Senado suele ser terrible. Sin embargo, el cordobés Ramón Mestre (UCR) no tuvo que preocuparse por conseguir uno ya que Enrique "Coti" Nosiglia se encargó de negociar con Roberto Urquía para que el empresario kirchnerista le cediera las oficinas del cuarto piso del palacio legislativo que ocupó durante su mandato. Como se puede ver, el "Coti" demuestra que es un operador todo terreno que cuida de los suyos.

Celos de un chacarero

El ruralista entrerriano Alfredo De Angeli no podía superar su fastidio durante el acto del campo en el Rosedal de Palermo. La razón era una sola: por obra y gracia de su superior directo y titular de la Federación Agraria, Eduardo Buzzi, De Angeli no pudo hablar en el masivo acto y ni siquiera fue invitado a subir al palco en el que estuvieron los principales dirigentes de la Comisión de Enlace del campo, acompañados de otros ruralistas casi desconocidos. "Buzzi le dijo en la cara que su presencia no iba a gustar a la Comisión de Enlace. Pero Alfredo le preguntó a Biolcati (Hugo), Llambías (Mario) y Garetto (Carlos) y ninguno tenía problemas en que hablase. Fue Buzzi el que no lo dejó", se quejaba amargamente un amigo del entrerriano. Parece que la guerra de celos entre Alfredo De Angeli y Eduardo Buzzi va a continuar en el futuro. Al menos, mientras tengan que subir a un escenario.

Lejos de Kirchner

El 8 de diciembre, Día de la Virgen, en la procesión náutica de casi 100 embarcaciones por el río Luján, el intendente de Tigre, Sergio Massa, compartió el mismo barco con el obispo de San Isidro y presidente de Pastoral Social, monseñor Jorge Casaretto, y con monseñor Oscar Ojea, que un día antes había asumido como obispo coadjutor con derecho a sucesión. Al terminar la procesión, Massa llamó a Casaretto "un hombre sabio", porque dos años antes de retirarse "supo preparar su sucesión, con la sabiduría de saber cuándo es el momento". Lo estimó "un ejemplo que muchos en la vida institucional argentina deberían saber recoger". Quedó flotando en el aire a quiénes podría aplicarse el ejemplo que puso el ex jefe de Gabinete de Cristina Kirchner.

Duró poco el amor

La imagen de la diputada Victoria Donda y los dirigentes Jorge Ceballos y Humberto Tumini en el último congreso nacional de Proyecto Sur, el partido que lidera el diputado Fernando "Pino" Solanas, terminó de confirmar el alejamiento de Libres del Sur de Nuevo Encuentro, la fuerza que encabeza el también diputado Martín Sabbatella. Habían ido juntos en las últimas elecciones, pero el acercamiento del ex intendente de Morón con varios diputados afines al matrimonio presidencial parece haber sido el detonante que desintegró la alianza progresista. "Autonomía es autonomía y no orillar la política de Kirchner", dice el último comunicado de Tumini, que no necesitó identificar destinatarios para su mensaje.

Déjà vu de 2001

El flamante diputado por Misiones Ramón Puerta volvió a habilitar su departamento de Palermo Chico para una reunión política del peronismo, como era habitual en los días previos al estallido de la crisis de fines de 2001, cuando él fue presidente provisional del Senado. Esta vez se juntaron sus aliados del bloque de senadores del Peronismo Federal Juan Carlos Romero y Adolfo Rodríguez Saá, otros dos de los contertulios habituales de aquellos viejos días de crisis. De hecho, tanto Puerta como Rodríguez Saá terminarían en la lista de efímeros presidentes que sucedieron a Fernando de la Rúa tras la profunda crisis económica y social. Esta vez también estuvo el diputado bonaerense y ex gobernador Felipe Solá. El tema central fue la conformación del bloque del peronismo disidente en el Senado y coordinarlo con el que conduce Solá en la Cámara de Diputados. Rodríguez Saá será el jefe de la bancada y están dispuestos a pelear en febrero para lograr que el ex gobernador de Salta sea elegido presidente provisional de la Cámara alta. Dicen los participantes que mantuvieron informado de todos los detalles al siempre escurridizo Carlos Reutemann, que mantiene aún en vilo a gran parte del PJ sobre su eventual postulación presidencial en 2011.

Comentá la nota