En off / De qué hablan los políticos cuando nadie los escucha

El enojo de Solá por la cajita feliz

Aunque mantuvo su habitual simpatía, Felipe Solá masticaba bronca el martes pasado, durante la presentación del Peronismo Federal, el grupo no kirchnerista que integra junto con Carlos Reutemann, Jorge Busti, Juan Carlos Romero, Ramón Puerta y los hermanos Rodríguez Saá, entre otros.

No le gustó nada que, sin su consentimiento, en primera fila estuviera Carlos Menem. Pero, en rigor, eso no era lo que más enojado lo tenía. Cuando se iba, se frenó y pidió hacer una declaración a la prensa. Se quejó de que Mc Donalds hubiera elegido como Mc Día Feliz el 20 de noviembre (fecha en que se recaudan fondos para las familias que tienen hijos con enfermedades oncológicas), justo cuando se celebra el Día de la Soberanía Nacional, en conmemoración de la batalla de Vuelta de Obligado. "Mac pelotudos no pueden ser", dijo Solá, que, obviamente, no quería saber nada de comer una cajita feliz.

Amargura de Rossi

Tras la ajustada aprobación en la Cámara de Diputados del proyecto de ley de reforma política, la alegría del presidente del bloque kirchnerista, Agustín Rossi, no era completa. El rosarino no lograba digerir el voto negativo de algunos diputados de centroizquierda, en especial del socialista Ariel Basteiro. "En el palco estaba festejando Oscar González [dirigente socialista del sector de Basteiro y secretario de Relaciones Parlamentarias de la Jefatura de Gabinete] y él va y vota en contra. No se puede entender", se quejó Rossi con sus íntimos. También estaba enojado con los radicales. "Me agradecían la ley, pero votaron todos en contra", dijo.

Como en París

El presidente israelí, Shimon Peres, estaba agradeciendo el título de ciudadano ilustre que le otorgaba la Legislatura porteña cuando comenzó a halagar con énfasis el estado general de la ciudad. "Es como París: los árboles verdes y la limpieza de sus calles", dijo el veterano dirigente, mientras los opositores a Mauricio Macri no podían reprimir su sonrisa. "Se ve que lo llevaron por determinadas calles", dijeron Eduardo Epsztein (ibarrismo) y Enrique Olivera (Coalición Cívica).

¿El enviado especial?

El vicepresidente Julio Cobos sigue con la complicada tarea de cumplir con su papel institucional como vicepresidente de este gobierno, pero al mismo tiempo convertirse en uno de los principales candidatos de la oposición para 2011. Esta vez, su función lo llevó a Lisboa, donde hoy y mañana participará del V Foro Parlamentario Iberoamericano, que reúne a los titulares de los parlamentos de la región. Cobos estará acompañado por el titular de la Cámara de Diputados, Eduardo Fellner. Pero, además de compartir viaje con el kirchnerista, el vicepresidente deberá hablar en nombre del Gobierno sobre el foro, que se realizará en 2010 en nuestro país.

Números en cadena

La mala relación con la prensa puede resumirse en números. En el Comfer, que dirige Gabriel Mariotto, está registrado que la presidenta Cristina Kirchner realizó, en lo que va de su mandato, demasiados mensajes por cadena nacional. Fueron exactamente nueve. Su difusión es obligatoria para todo el sistema audiovisual. Pero también hubo tres cadenas oficiales, que son obligatorias para Canal 7 y Radio Nacional, pero no para el resto de los medios.

Enemigo al acecho

El secretario general del Suterh, Víctor Santa María, se despachó en elogios hacia la gestión de Cristina Kirchner, anteanoche, en el festejo por los 67 años del sindicato de los porteros. Lo cierto es que la celebración fue nada menos que en el predio de la Rural, cuyo dueño es Francisco de Narváez. Y no sólo eso: el diputado que le ganó a Néstor Kirchner estuvo entre los invitados.

Comentá la nota