En off / De qué hablan los políticos cuando nadie los escucha

Cristina y la casa de Máximo

Desde que los Kirchner vendieron el chalet que habían adquirido al principio de la presidencia de Néstor, se quedaron sin lugar de residencia en la capital de Santa Cruz. Sus estadías en la provincia se cumplen siempre en El Calafate. Pero el viernes a la noche la Presidenta durmió en Río Gallegos en la casa de su hijo Máximo. "En la misma habitación que dormía antes, porque ésa era antes nuestra casa", se la escuchó relatar a Cristina Kirchner ante algunos funcionarios. También contó que antes de ir al aeropuerto para despedir a los familiares de caídos en Malvinas desayunó en la cocina. Néstor, en cambio, se quedó en El Calafate.

Para Bendini, sólo silencio y frialdad

El ex jefe del Ejército Roberto Bendini reapareció el sábado en la cercanía de los Kirchner. De prolijo traje azul y casi sin levantar la mirada del suelo, el general retirado participó en Río Gallegos de la ceremonia oficial de despedida de los familiares de caídos en Malvinas que volaron a las islas. Bendini, que perdió el cargo hace un año ante el avance de causas judiciales en su contra, se mantuvo a distancia de la Presidenta, que encabezó el acto en el aeropuerto. Los asistentes no observaron un saludo entre ellos.

Domínguez, un hombre al que van a extrañar

Ya había terminado el agasajo al flamante ministro de Agricultura, Julián Domínguez, cuando el presidente de la Cámara de Diputados bonaerense, Horacio González, le dijo: "Estoy contento porque seguimos nutriendo a la Nación de nuestros mejores hombres. Te vamos a extrañar, pero prefiero que sigas allá en el gabinete nacional sacando adelante problemas para que veamos soluciones".

Polémica por un vuelo con demoras y malestar

El vuelo de Aerolíneas Argentinas rumbo a Resistencia no despegaba por falta de pilotos, y el diputado de la Coalición Cívica Fernando Iglesias (foto) encontró una forma de canalizar su enojo en un atestado Aeroparque. "¡Ves, Ricardo, ahora es estatal y mirá cómo funciona!", le dijo con una sonrisa a Ricardo Forster, intelectual estrella de la muy kirchnerista Carta Abierta, que también esperaba el vuelo. Con ánimo de polemizar, y café de por medio, Iglesias y Forster discutieron un rato largo sobre la ley de radiodifusión que debate el Congreso, y aunque ninguno convenció al otro, por lo menos hicieron más liviana la espera. "Ves, al final salió. American Airlines también se retrasa", dijo Forster, entusiasta defensor de las políticas del Gobierno, cuando el vuelo partió rumbo a la capital chaqueña dos horas más tarde de lo previsto.

La extraña desaparición de la revista Ka

A todo color, con papel de primera calidad, con entrevistas de las más exclusivas y siempre con la mejor opinión en favor del Gobierno. Todo esto constituía el producto completo de la revista Ka , la publicación más oficialista de los últimos tiempos, que se repartía gratis en los actos kirchneristas y en el avión presidencial Tango 01. Además, era habitual verla en los despachos oficiales. ¿Por qué cerró definitivamente esa revista? Dicen en la Casa Rosada que se rebelaron los trabajadores, que no eran más de cinco, con el director de la publicación, el dirigente ultrakirchnerista Damián Barijhoff. Y el proyecto, que estuvo más de un año en la calle, desapareció. Los Kirchner, ahora, no tienen quienes les escriban.

Comentá la nota