PBI: hablan del freno brusco o recesión

Los analistas privados oscilan entre una expansión de la economía del 2% y un 2% de retroceso. Para el Gobierno se crecerá un 4%.
Como si se tratara de una cábala, desde el 2003 el Gobierno viene armando todos los presupuestos pautando un crecimiento de la economía del 4% anual. En los pasados seis años la cábala resultó efectiva: el aumento osciló desde el 8,7% de 2003 al 7,5% con el que habría cerrado 2008.

Para 2009, la presidenta Cristina Kirchner volvió a usar esa táctica pero todo indica que esta vez no va a resultar. Los economistas estiman que, en el mejor de los escenarios, el país crecerá este año la mitad del 4% que figura en el presupuesto. Y en el peor, directamente habrá recesión.

Los analistas consultados por este diario ven venir un derrumbe de las exportaciones y las importaciones, que impactará en la recaudación fiscal, y una suba del dólar combinada con un freno de la economía que le pondrá coto a la inflación.

Para la consultora Ecolatina, en 2009 “el desafío es sostener la actividad y el empleo, revertir las expectativas y administrar la escasez de dólares. Así, los problemas de 2008 -inflación, inversión, déficit energético y puja distributiva- pasaron a un segundo plano”.

Además, indican que “sin recuperación de la confianza, la actividad y el empleo se resentirán”. Este punto pone en jaque a los anuncios recientes del Gobierno para impulsar la reactivación. “Las medidas del Ejecutivo pierden efectividad: incluso un estímulo monetario directo (incrementos salariales, sumas fijas, promociones, etc.) puede no canalizarse totalmente al consumo e impulsar, en cambio, la fuga hacia el dólar”.

Precisamente el valor de la divisa será determinante para la evolución de la economía. Para Ricardo Delgado, de Analytica, “el Banco Central apuesta a un deslizamiento gradual del dólar, hasta llegar a 3,50”. Para lograr esto será definitorio que la crisis internacional no se profundice y así disminuya la salida de capitales. Pero se trata de una jugada “altamente riesgosa si el mundo se complica aún más.

El peor escenario es perder el control cambiario: vender reservas baratas cuando la fuga se profundiza. En ese caso extremo, el Gobierno deberá articular, al fin, un programa económico integral que incluya una devaluación del peso de 20 a 30%”.

El panorama que se abre muestra una fuerte retracción del ingreso de dólares.

“En 2009 la restricción externa va a afectar el superávit comercial, generando una presión mayor sobre el dólar”. La consultora que dirige, Abeceb, estima que las exportaciones van caer 10% y las importaciones se van a estancar. El resto del elenco de economistas maneja tendencias peores. Para Marina Dal Poggetto, del estudio Bein, las exportaciones bajarán 15% y las importaciones caerán 8%. Fausto Spotorno, de la consultora Orlando Ferreres y Asociados es aún más drástico: anticipa un descenso del 29% en las ventas al exterior y del 20% en las compras.

La variedad de los pronósticos depende de la valoración que cada consultora hace del impacto de la crisis internacional y del nivel de caída de los precios de los commodities.

El costado positivo de la baja de los precios internacionales es que, unida a la desaceleración del consumo, fijará las condiciones para que la inflación real de este año sea menor a la del que pasó.

Jorge Todesca, de Finsoport, prevé un escenario recesivo para este año. “Sin crecimiento de la economía, el escenario de inflación es de 12%, a lo sumo podría llegar a 14%”, apunta.

Con este pronóstico de inflación coincide Dal Poggetto. “El escenario no es malo, pero es de estancamiento del PBI”, opina. “El talón de Aquiles de este año será lo que ocurra con los depósitos minoristas y con el tipo de cambio”.

Sica agrega que “lo positivo es que el Gobierno consiguió alejar bastante el fantasma del default. Ya tiene los pesos, quizá le falten un poco de dólares, pero hay gran parte de la deuda que puede reprogramarse a sí mismo”, en referencia a los títulos públicos que tenían las AFJP y que hoy están en poder de la Anses.

Según Spotorno Wen un escenario optimista el crecimiento sería del 2%.Ya no hay arrastre estadístico, porque el último trimestre de 2008 probablemente dé cero”. CC

Comentá la nota