Habla un vecino de Sierras Bayas: “lo que se libera es azufre y no tienen los filtros que frenan el escape al medio ambiente”.

Habla un vecino de Sierras Bayas: “lo que se libera es azufre y no tienen los filtros que frenan el escape al medio ambiente”.
Entre las quejas por el humo que emanan las chimeneas de Peñacal, infoeme.com mantuvo un diálogo con un vecino de Sierras Bayas, Marcelo Biondelli, que aportó datos al caso. “Esto viene ocurriendo desde hace ya por lo menos seis o siete meses. Comenzaron con una chimenea, luego dos y ahora son tres las que emanan el humo. Tranquilamente se podría hacer un mapa de la contaminación en Olavarría. Cuando la gente tome conciencia de lo que nos está pasando no nos va a quedar otra solución que migrar”.
Todo comenzó con el reclamo de vecinos asustados por la presencia de nubes de humo que emanaban las chimeneas de Peñacal, calera ubicada a la altura del acceso de la ruta 226 con Sierras Bayas. En una primera instancia el equipo de este Diario O Line recorrió los alrededores y se captó la desagradable verdad: densas nubes de humo descendían, con ayuda del viento Este, sobre la ruta complicando a los conductores que transitaban. También fue posible reconocer el intenso olor a azufre que se instalaba en las vías respiratorias, produciendo un leve malestar.

Marcelo Biondelli es un vecino de la localidad de Sierras Bayas que desde hace algún tiempo viene percibiendo los cambios que la calera a la altura del acceso de la ruta 226 con Sierras Bayas, viene realizando. “Esto viene ocurriendo desde hace ya por lo menos seis o siete meses, en Sierras Bayas el sufrimiento del olor es mínimo porque el humo tiene que sobrepasar la altura del cerro que es bastante alta. No obstante el problema no es el olor, es el vestigio que queda en el aire lo que causa enfermedades”.

Biondelli cuenta que en Sierras Bayas se conocen, al menos, ocho casos de personas declaradas con cáncer. “A partir de que empecé a ver la cantidad de afectados por diferentes tipos de tumores cancerígenos empecé a preguntarme cual era el motivo. La calera está tirando los desechos orgánicos propios del carbón de petróleo, que es el azufre un azufre puro, y si no tiene los filtros que frenan el escape de la partículas de azufre éste sale al medio ambiente”.

“De todo esto nunca se ocupó ningún grupo de autoconvocados eso es una realidad, nunca se preocuparon del agua, nunca se preocuparon de las cosas que son vitales como por ejemplo, motivos por los cuales la gente se enferma”, aseveró Biondelli.

“Hoy en el momento en que yo estoy planteando esto si hubiera un técnico que sube conmigo a la fábrica y se fija los filtros no están. Pero hoy está todo comprado porque ha venido gente (profesionales) y te dice que acá no hay contaminación. Imaginen que haya gente que tenga que esperar un colectivo en el acceso de 226 y Sierras Bayas ¡es imposible!. Basta con salir a caminar por el costado de la ruta el acceso y uno se encuentra con que los zapatos quedan blancos de un polvillo (blanco amarillento tipo ocre que también se puede ver en las emanaciones de la fábrica) y eso todo se respira. El Intendente tendría que tomar cartas en el asunto como para que se resuelva. Es muy sencillo: es un filtro, siempre y cuando ese filtro nos proteja”.

“Lo que puedo probar es que las fábricas están, que la contaminación existe, que los enfermos de cáncer están, que el cáncer está avanzando en la zona, que existen enfermedades nuevas y que nadie se hace eco de esto. Nadie se preocupa de que la calidad de vida de la población sea buena”, dijo el vecino de la localidad serrana.

Comentá la nota