Ya se habla abiertamente del regreso de los patacones, lecor y lecop

Los bonos, que tantos dolores de cabeza ocasionaron a los argentinos, tal vez, deban regresar. Crece la presión en las provincias por la falta de fondos.
Los bonos, que tantos dolores de cabeza ocasionaron a los argentinos, tal vez, deban regresar. Crece la presión en las provincias por la falta de fondos. En enero recibieron el 8 % menos de coparticipación con respecto al promedio mensual de 2008. Esta merma se debe a la reducción tributaria que sufrió el fisco como consecuencia del desaceleramiento de la actividad. En este contexto, los bonos de cancelación de deuda podrían convertirse en una salida.

Las provincias recibieron un 8 % menos de coparticipación en enero, respecto al promedio mensual de 2008, y cada vez sienten más el freno en la actividad económica, por lo que crece la posibilidad de que regresen las cuasimonedas, según un informe.

La baja en los fondos coparticipables se debe a la reducción tributaria que sufrió el fisco como consecuencia del desaceleramiento de la actividad económica, y los bonos de cancelación de deuda podrían convertirse en una salida.

Así, mientras que la Nación busca compensar las pérdidas con nuevas fuentes de financiamiento, como los fondos previsionales que estaban en cajas de las Afjp y pasaron a la Anses, en las provincias altamente endeudadas se acumulan las tensiones por la falta de financiamiento.

En ese marco, según un informe del Instituto para el Desarrollo Social Argentino (Idesa), se acrecientan las probabilidades de que en el 2009 vuelvan las cuasimonedas provinciales.

Esto coincide con lo señalado el año pasado por economistas como Orlando Ferreres y Rogelio Frigerio, quienes habían advertido sobre la misma posibilidad.

Las cuasimonedas, como los recordados Patacones, Lecop, Cecacor y Lecor, entre otros, podrían volver en 2009 debido al “deterioro” fiscal y la “desaparición” del financiamiento en algunas provincias, habían señalado.

Y de acuerdo al informe de Idesa, las provincias contarán este año con menos recursos que durante 2008, registrarán un incremento de costos que en la mayoría de los casos superará el 20 % y se renovarán las presiones por las mejoras salariales.

En ese sentido, Idesa señaló que los datos reconocidos recientemente por el Indec que señalan que en diciembre se revirtió el proceso de deterioro en el nivel de actividad “no guardan consistencia con la evolución de la recaudación tributaria”.

Para la Afip, los impuestos originados en la actividad interna apenas crecieron en diciembre un 13 %, con lo cual no superan siquiera las previsiones de la inflación real, según se indicó.

La coparticipación

En tanto, la coparticipación donde también se incluyen otras transferencias automáticas que surgen de asignaciones específicas constituye la principal fuente de financiamiento para la mayoría de las provincias.

Hasta octubre de 2008 los recursos de origen nacional a las provincias se incrementaron a una tasa del 30 % respecto de igual mes del año anterior.

Entre noviembre y diciembre del año pasado los incrementos fueron sólo del 15 % y en enero último la mejora observada fue de prácticamente el 0 %, aseguró Idesa.

Es decir, las provincias recibieron durante enero en concepto de transferencias automáticas un monto similar al que habían recibido un año atrás.

Si se compara con el promedio mensual de todo 2008 se concluye que en enero las provincias recibieron un 8 % menos de recursos por transferencias automáticas.

Estas tendencias colisionan con las dinámicas observadas en materia de gastos provinciales.

Esos números ejercen presiones sobre los gobiernos provinciales porque están afrontando una masa salarial, considerando los aumentos salariales del 2009, entre un 25 y un 30 % mayor a la del año pasado, pero cuentan con la misma cantidad de dinero.

Esa situación fiscal resulta visiblemente “irreconciliable” con demandas salariales en línea con la inflación, es decir, por encima del 20 por ciento, y podría generar serios conflictos en las próximas paritarias, de acuerdo al informe.

Por ello, según Idesa, en un panorama recesivo como el que se plantea para 2009 las posibilidades de que se vuelva a emitir cuasimonedas provinciales son “altas”.

“La centralización de recursos públicos en el nivel nacional, cuando las principales funciones sociales están en las provincias, genera una doble vía de dilapidación”, dice el informe.

Gentileza: El Litoral.

Comentá la nota