Habitantes de la villa de Paso reclaman las viviendas usurpadas.

Los ocupantes no dan muestras de querer retirarse voluntariamente, se demora el desalojo y los adjudicatarios de las casas están perdiendo la paciencia.

"Queremos que nuestras casas puedan ser terminadas y las desalojen", indicaron ayer vecinos de la villa de Paso que manifestaron para reclamar por las viviendas del barrio El Martillo Chico usurpadas por otros vecinos y activistas universitarios, y que la Municipalidad ya les había adjudicado a ellos en el marco del plan de relocalización de la villa.

Fueron varias decenas de vecinos de Paso los que se autoconvocaron en la intersección de Juan José Paso y Las Heras para manifestar su rechazo a las demoras administrativas y judiciales para resolver esta situación. Cortaron brevemente el tránsito e hicieron oír su bronca: "No puede ser, hace años que estamos esperando que nos entreguen las casas que nos prometieron", dijeron los más indignados.

Mientras tanto continúa la toma ilegal del complejo de viviendas en El Martillo Chico, "aprovechando" que el lunes el juez actuante Gabriel Bombini dio 7 días más de plazo para que los ocupantes se retiren voluntariamente, luego de haber encuadrado el hecho en el delito de "usurpación", tal como pedían el municipio y la Provincia, responsable final de la situación porque se trata de viviendas del "Plan Dignidad" oportunamente lanzado desde La Plata para relocalizar a los habitantes de la villa.

La situación se va tensando más cada día, teniendo en cuenta que vecinos de la villa de Paso estuvieron en el predio usurpado para corroborar el estado de las viviendas y se teme por enfrentamientos. Además de familias que provienen de casas precarias del barrio General Pueyrredon y que seguramente tienen necesidades habitacionales concretas -lo que no justifica el delito cometido-, es sabido que entre los usurpadores hay activistas de agrupaciones universitarias que están identificados por las autoridades aunque no lo hagan público.

Comentá la nota