Se habían encariñado con los martes

No habrá encuentro hoy entre ruralistas y Gobierno. La ministra de la Producción lo había anticipado, pero igual las entidades lo culparon por "no querer una solución". Desde el Gobierno, acusan que es "una maniobra política".
La Mesa de Enlace arremetió contra el Gobierno tras la decisión del Ejecutivo de no seguir con las reuniones políticas entre los ministros y los dirigentes rurales pero sí avanzar sobre las cuestiones técnicas relacionadas con las medidas ya otorgadas al sector agropecuario. Esta decisión había sido adelantada a los ruralistas la semana pasada, e incluso la ministra de la Producción, Débora Giorgi, lo había explicitado durante la conferencia de prensa posterior al encuentro. Por eso, desde el Gobierno calificaron las acusaciones como una "operación política de la Mesa de Enlace". "Es una clara maniobra para continuar con los ataques hacia el Gobierno. Sin embargo, las negociaciones continúan", ratificaron fuentes gubernamentales.

"Si el Gobierno abandona el diálogo, sinceraría el hecho de que nunca quiso llegar a una solución", afirmó Eduardo Buzzi, titular de la Federación Agraria. El enojo de los ruralistas por la impasse en las reuniones políticas obedece a que, a pesar de sus críticas, cada encuentro terminó con un saldo positivo para las huestes rurales. "No hay avances, pero seguiremos en la mesa de diálogo porque cualquier cosa que podamos conseguir será bueno para el sector", había afirmado Hugo Biolcati, titular de la Sociedad Rural, una semana atrás.

"No será el campo el que rompa las negociaciones con el Gobierno, ya que se pueden avanzar sobre temas periféricos, mientras que los temas más estructurales se tratan en el ámbito parlamentario", señalaron otras fuentes de la Mesa de Enlace. "Si no nos convocan, se demostrará que lo único que hicieron fue entretenernos con reuniones y repetir una operación de prensa ante la opinión pública", agregó Buzzi.

No bien se empezaron a escuchar las primeras críticas sobre la suspensión de las "reuniones de los martes", la ministra Giorgi emitió un comunicado para dejar constancia de que las deliberaciones con el sector agropecuario seguían en marcha. "Es impropio y sorprendente que se hable de la interrupción del diálogo. Estamos trabajando en la continuidad de la temática planteada en las reuniones anteriores a nivel técnico, tal como lo habíamos acordado la semana pasada", aseveró la ministra en el comunicado.

Desde Producción indicaron a Página/12 que, si bien no hay establecida una "reunión cara a cara", los ruralistas pueden realizar sus sugerencias para avanzar en los temas pendientes. "Ellos tienen en su poder el proyecto de ley para el engorde de novillo y todavía no nos dijeron sus observaciones. También pueden hacer sugerencias sobre las Carta de Porte. En función de los temas que quieran tratar, nosotros pondremos a disposición nuestro equipo técnico", enfatizaron desde Producción.

Alfredo "Minga" De Angeli también se sumó a las críticas de la Mesa de Enlace. El titular de Federación Agraria de Entre Ríos afirmó que "es lamentable" que el Gobierno interrumpa el diálogo y consideró que con esta decisión, la administración kirchnerista "agrava el problema". "¡¿Qué quiere, que vayamos a cortar rutas y nos enfrentemos con la sociedad?!", vociferó De Angeli.

"El último paro fue un fracaso, por eso en esta etapa el Gobierno está mejor parado para negociar", habían graficado a Página/12 fuentes gubernamentales la semana pasada. Las entidades agropecuarias tomaron nota de la falta de quórum durante la última protesta, por eso no quieren perder la posibilidad de los encuentros con el Gobierno. "Cuando estén listos los resultados del trabajo técnico, volveremos a reunirnos", aseveró Giorgi. En esta etapa, el Ejecutivo parece manejar los tiempos de la negociación.

Comentá la nota