Había que pasar el invierno, y pasó

Había que pasar el invierno, y pasó
Desde el Ministerio de Planificación ratificaron a este diario que entrarán en vigencia desde el jueves próximo las tarifas sin subsidios para los consumos altos de gas y electricidad. "Es para seguir la política de redistribución", afirman.
Había que pasar el invierno. Y como ya pasó, el aumento del valor de las facturas de gas para los que más consumen vuelve a tener vigencia. Ocurrirá a partir del 1º de octubre, por efecto de la supresión de subsidios a las demandas residenciales que superen cierto umbral de consumo anual –varía en distintas provincias y zonas–. La decisión fue ratificada por fuentes del Ministerio de Planificación Federal ayer, luego de que en los últimos días se especulara con la posibilidad de una marcha atrás o una aplicación parcial del subsidio, como ocurrió en los últimos dos bimestres. El cargo adicional en el gas se aplica en todo el país, o, mejor dicho, en toda zona atendida por la red de gas natural. En el caso de la energía eléctrica, se aplicará una reducción del subsidio y consecuente aumento de la factura también a partir del 1º de octubre, pero en este caso sólo a clientes de Edenor, Edesur y Edelap (Capital Federal, Gran Buenos Aires y Gran La Plata). Y entre ellos, a los de mayor consumo residencial, criterio que según la estimación oficial excluiría al 92 por ciento de los hogares.

El cargo adicional para el gas distribuido por red y la variación en la factura eléctrica para áreas bajo jurisdicción nacional se había dispuesto a partir de noviembre de 2008, pero su impacto recién se hizo sentir al comenzar el invierno. El 12 de agosto, el Gobierno resolvió restituir el total del subsidio para el bimestre junio/julio y practicar una quita de tan sólo el 30 por ciento del mismo en agosto/septiembre. El próximo 1º de octubre concluye esa suspensión transitoria. Ayer, fuentes oficiales confirmaron que el próximo jueves vuelve la quita de subsidios. Por tanto, los que consuman gas por red o electricidad residencial en las zonas señaladas por encima de determinados umbrales pagarán recargos.

Desde fuentes oficiales se justifica la quita de subsidios en el objetivo de "profundizar la política de redistribución del ingreso". "El objetivo es que los usuarios de mayores ingresos y, por ende, de mayores consumos, no sean subsidiados por todos los argentinos, muchos de los cuales ni siquiera tienen acceso al gas por red", sostuvo la fuente. Se refería a las provincias mesopotámicas y del noreste (Corrientes, Misiones, Chaco y Formosa), a las que todavía no llegó la red de gasoductos. Ante el señalamiento de que el mayor consumo no necesariamente es un reflejo de altos ingresos, la misma fuente resaltó que el criterio de excepción a las mayores tarifas de electricidad corrige esa distorsión.

"Desde hace más de un mes se está llevando a cabo un relevamiento pormenorizado en los hogares alcanzados por la quita de subsidios, de manera de evitar inclusiones no deseadas", puntualizó la fuente. Es decir, no aplicarles aumentos a quienes no se quiere que dejen de consumir. "Los usuarios que carezcan de agua de red, cloaca, gas natural y que, por eso, consumen más electricidad (obtención de agua por bombeo o calefacción eléctrica, por caso), pueden pedir ser exceptuados", enfatizó la fuente. "También los electrodependientes, es decir los usuarios que tengan alguna enfermedad que los obligue a consumir más energía de la habitual", agregó, para enseguida añadir "también los jubilados y desocupados".

Entre umbrales de consumo y excepciones, los funcionarios del área de Planificación confían en que, ahora sí, el impacto de las mayores tarifas no toque a más del 18 por ciento de los hogares consumidores de gas y el 8 por ciento en electricidad. En la oportunidad anterior, en junio, evalúan que no sólo hubo fallas en la facturación de las distribuidoras sino que hubo factores de corrección que no llegaron a computarse a tiempo. "En abril se atenuó el impacto sobre las provincias patagónicas, elevando fuertemente el escalón de los que seguirán alcanzados por el subsidio. Y en junio se elevó, para los meses de otoño e invierno, el techo de consumo con subsidio, con la intención de incluir a más hogares de clase media", recordó el funcionario.

Con todos estos ajustes, se estima que el "cargo gas" sólo afectará a 1,2 millón de hogares, el 18 por ciento de los clientes por red que consumen el 41 por ciento de la demanda residencial. Además, como el cargo recae ahora en época de bajo consumo, esperan que pase desapercibido.

La tarifa eléctrica, a diferencia de la del gas, en que se computa el consumo anual, varía según se pase o no del escalón bimestre a bimestre. Es decir, si un consumidor se pasa un bimestre de los 1000 Kw/h tendrá recargo de tarifa, pero si al bimestre siguiente vuelve a unos kilovatios por debajo de 1000, regresa a la tarifa anterior. "Además, el usuario debe saber que el próximo verano tendrá las mismas tarifas que el verano pasado, y si consume lo mismo, pagará lo mismo", agrega, pensando en que después de pasar el invierno, habrá que pasar el verano.

Comentá la nota