"Había cosas que subsanar dentro del PJ", admitió Auza

En Pinto 879 hubo caras largas porque esperaban un mejor resultado. "Sigue en pié el proyecto al 2011, seré yo o será otro", dijo el veterinario. Y pese a todo, aseguró que asumirá la banca de concejal.
El traspié electoral en manos del radicalismo del intendente Miguel Lunghi abrió ayer una mirada autocrítica del primer candidato a concejal por el PJ, Néstor Auza, quien admitió que influyeron las "cosas pendientes de subsanar" dentro de la disputa interna.

Cerca de las 19, la desazón, el silencio por momentos sepulcral, el oído pegado a la radio, y los datos adversos que no paraban de caer, ganaron la escena en la sede partidaria de Pinto al 800. La suerte estaba echada, y Marcos Nicolini se imponía en todas las mesas, cuando las lecturas sobre la pelea intestina ganaban terreno. "No pudimos conformar a todo el justicialismo", esbozó a LA VOZ el veterinario, en una oficina de cómputos donde primaban las caras largas. Auza sólo atinó a reir cuando le preguntaron los medios si su candidatura, con la derrota, sería testimonial al fin. Lo rechazó de plano.

-¿Es una derrota que duele?

-(Néstor Auza) No, 4-3-3 no, 5-3-2 es diferente. Pero es mi experiencia, todo lo que hicimos lo hicimos nosotros. Había cosas que subsanar dentro del justicialismo. Con 3 concejales podemos hacer un poco de historia en los años que vienen. Y veremos cómo se presenta el escenario general para Tandil y la provincia. Dos años en política es un montón de tiempo.

-¿Esperaba un traspié contra la lista de la UCR, que de la mano de Miguel Lunghi sigue demostrando su poder de adhesión?

-Sabíamos con quién nos enfrentábamos, estaba claro. Me preocupa, obvio, es mucho mejor ganar que perder. Pero tampoco se me va la vida en esto. Desde el deliberativo trabajaré como lo propuse.

-¿Fue una especie de chaleco de plomo competir en Tandil en la misma boleta que Néstor Kirchner?

-(Risa) No voy a decir eso…no tuvimos la posibilidad del arrastre hacia arriba como hubiésemos deseado. En el nivel local, el ex presidente superó el 20 por ciento. Pero sabíamos esa realidad de antemano. No es hora de echar culpas. Cuando decidí venir a Tandil sabía los pro y los contra. Así jugamos, en un escenario difícil: Lunghi afianzado, un PJ con problemas.

-¿No se arrepiente de haber ido con el kirchnerismo?

-No. Lo dije con anterioridad: lo que tenga es mío, me pertenece, fuimos casi personalizados en la campaña, y si bien hubiésemos esperado algo más, tampoco hay arrepentimientos.

-¿Ese personalismo es el que pudo causar heridas en la interna, como el propio titular del partido, Raúl Escudero, que quizás le pase algunas facturas?

-Raúl Escudero no creo que pase algún tipo de factura, a lo mejor sí otros que querían estar en la lista y no estuvieron, pero eso es tiempo pasado. Mi idea es que justicialismo sea una alternativa, entonces habrá que trabajar en conjunto o no, veremos.

"ESTAN CONTENTOS, HABIA QUE VENCERME"

-¿Este resultado pone en duda su postulación a la Intendencia en 2011?

-No, dije que el 4-4-2 era un buen punto de partida. Y que tendremos dos años para construir. El justicialismo dirá si debo ser o no el candidato. En este momento, parecía que yo era el mejor posicionado, a lo mejor, en 2011 no lo soy, y acompañaré al que lo sea. Yo vine a trabajar para ser candidato a intendente, está claro.

-En el Comité Radical se vieron caras exultantes no sólo por la contundente victoria de Marcos Nicolini, sino también por la derrota de Auza. Se especula que se sacaron un peso pesado de encima…

-Ellos estarán muy contentos, obviamente la persona a vencer era yo, y deben festejarlo. Pero en 2011 las cosas pueden cambiar, las realidades son otras, se discute otra cosa. Hoy este es el punto de partida.

-¿Piensa que algún sector del electorado peronista emitió un voto bronca sobre su figura?

-Puede ser, porque cuando se armó la lista algunos quedaron afuera. Y seguramente apoyaron a otro candidato.

"Claro que voy a asumir"

Tras el escrutinio provisorio, que marcaba una extensa ventaja de la UCR por sobre la fórmula Auza-Pizzorno, algunos especulaban con una hipótesis: ¿el senador provincial finalmente irá al deliberativo local o, dadas las circunstancias, abandonará el terreno local para retornar a la escena provincial?. Minutos después de las 18, Auza se mostró tajante: "voy a asumir como edil".

-¿Usted confirma hoy que asumirá su banca en el HCD?

-(Risas) ¿Porqué no?, ¿ustedes quieren que les diga que no voy a asumir?. Sí, asumiré, yo decidí venirme a vivir a Tandil.

-¿Cuál fue su peor equivocación en este proceso electoral?

-No, en este momento no puedo identificar los errores, quizás no haber podido conformar a todo el justicialismo, una tarea compleja porque venía de muchos años de separación.

-Da la sensación de que le costó escindirse del rechazó que provocó en la ciudad el kirchnerismo tras el conflicto del campo, cuando usted mostró una postura cercana al productor rural…

-Sí, pero nunca pensé en irme del justicialismo. Más allá de que mantengo lo que pienso del campo, de sus actores y como actuó el Gobierno. Es fácil estar en la ola positiva e irse cuando vienen las difíciles.

Comentá la nota