Leo Gutiérrez fue presentado a toda orquesta en Peñarol.

El ala pivote, que firmó un contrato por dos años con el club marplatense, recibió una ovación de los hinchas con los que tuvo un fuerte enfrentamiento."Lo que vivimos quedó en el pasado. Ahora tenemos que luchar todos juntos por lograr los objetivos", dijo el jugador.
No fue un día más para Leo Gutiérrez. Tampoco para Peñarol. Es que estos dos acérrimos rivales se juntaron un día e hicieron las paces. Al menos por dos temporadas, ya no habrá chicanas cada vez que Leo juegue en el Polideportivo Islas Malvinas. Hoy, con un marco imponente de gente, el ala pivote fue presentado como nuevo jugador del subcampeón de la Liga Nacional y sintió, por primera vez, eso que Sergio Hernández le había adelantado: la pasión de los hinchas milrayitas. "Ya le estuve dando unas clases cortitas a Leo. Esto es más fuerte de lo que uno espera", contó Oveja

Domingo Robles, presidente del club, fue el encargado de darle la bienvenida al jugador que tantas veces lo amargó. "Peñarol tenía la cuenta pendiente de tener un jugador de los kilates de Leo Gutiérrez, y Leo Gutiérrez tenía que sentir lo que es Peñarol", dijo el dirigente en declaraciones que consigna el sitio Pick And Roll. Y enseguida fue el turno del propio Leo, quien luego de escuchar como los hinchas le declaraban la tregua y prometían alentarlo, selló su compromiso con la gente: "A ustedes, quiero decirles que todo lo que vivimos quedó en el pasado. Ahora tenemos que luchar todos juntos por lograr los objetivos".

Junto a Leo Gutiérrez además estuvieron Sergio Hernández y Tato Rodríguez. El Oveja no dudó en asegurar que el ala pivote "es el mejor jugador de la última década" de la Liga Nacional. Y agregó: "Tenerlo en este club tiene que ser un orgullo para todos y un disfrute muy grande. No necesita demostrar nada. Lo tuve en la Selección y es un caballito de batalla".

Tampoco ahorró palabras de elogio Leo Gutiérrrez. Así, dejó en claro que en su decisión de llegar a Peñarol pesó mucho la gestión de Hernández ("Sergio me habló cuando estábamos negociando y me dejó muy tranquilo) y destacó la categoría de Tato Rodríguez, quien renovó su vínculo por dos temporadas. "A Tato lo sufrí mucho porque le gusta ganar. Ahora vamos a jugar juntos y lo voy a ayudar un poquito", indicó. Y por último lanzó la promesa que los fanáticos de Peñarol más querían escuchar: esfuerzo y sacrificio. "Me entrego 100% por cada camiseta que me toca vestir y esta vez no va a ser la excepción. Con el equipo que se está armando vamos a pelear. Pero hay que ser cautelosos e ir paso a paso. Lo que prometo es trabajar día a día", tiró.

Comentá la nota